El amor

lunes, 9 de agosto de 2010
L´amour, l´amour. Esa sensación que nos hace sentirnos tan felices. Esa sensación en cuyo nombre hacemos tantas gilipolleces. Esa sensación que ponemos de excusa de vez en cuando para llevarnos al huerto a alguien. El amor, tan referenciado en tantas obras desde que el hombre es hombre, la mujer mujer, y a uno de los dos se le ocurrió utilizar signos arbitrarios como forma de comunicación entre ambos (y entre dos del mismo género, claro).
Hoy vamos a tratar de explicar el amor de una manera un pelín teórica, si es que se puede. A continuación procedo a dar un par de detalles sobre un par de enfoques que tratan este, en ocasiones, peliagudo tema. Ea pues.

Robert J. Stenberg, el triárquico
Este autor, también padre de la teoría triárquica de la inteligencia en la que no me meteré en esta entrada, propone 3 dimensiones entre las cuales se movería el afecto humano: pasión, intimidad, compromiso. A medida que nos acercamos en este hipotético triángulo a un lado u otro tendremos uno u otro tipo de amor. También son posibles, y deseables, las combinaciones de dos tipos, dando ello como resultados "amores" más completos que los anteriores. Por último, según Stenberg el amor ideal y deseado sería aquel capaz de recoger las 3 dimensiones, formando con ello la relación supuestamente perfecta.
Un esquemita para ejemplificarlo mejor:



Stenberg además desarrolló posteriormente otra teoría sobre el amor, aquella en la que éste es visto como una historia. En ella las personas se unirían unas con otras en función de las concepciones del amor que cada uno tiene, de manera que éstas fuesen complementarias y permitiesen un ajuste adecuado influenciado tanto por la propia historia personal amorosa de cada persona como por la historia ideal de pareja a la que aspira. Así pues, habrías historias asimétricas sobre el amor con relaciones/historias (no literales) tipo "profesor-estudiante" o "de terror", historias objeto tipo "coleccionista" o "de juego", historias de coordinación tipo "adicción" o "negocios", historias narrativas tipo "histórica" o "libro de cocina", e historias de género tipo "bélica" o "misteriosa". Quede claro que cada nombre hace referencia al tipo de relación entre ambas personas, y que no se trata de un significado literal.
Confío en ustedes lectores, no me vayan a pensar que una relación tipo libro de cocina trata simplemente de dos seres que sólo comen.

Cognitiva-conductual (no recuerdo si de cosecha propia o si leída por ahí )
Yéndonos a una teoría más concreta, más que sobre el amor sobre el enamoramiento en sí, explicaré ahora este bonito objeto de sufrimientos en base a los principios en los que habitualmente me muevo. Para que una persona se quede prendado de otra al instante es necesario que se den una serie de factores, a saber:
1-Que esa persona a lo largo de su historia evolutiva tenga un concepto del amor en el que este hecho sea posible.
2-Encontrarse activado en ese instante, esto es, las famosas mariposas en el estómago no serían más que producto de la agitación inespecífica de nuestro organismo (bien por estar cachondo, bien por acabar de salir del gimnasio, bien por... lo que sea) que servirá, según el contexto, tanto para encoñarnos si le damos ese significado, como para ponernos de los nervios si en vez de un ser cándido lo que tenemos delante es alguien con una pinta un tanto sospechosa.
3-Visualizar en ese momento a una persona que cumpla con una serie de características mínimamente aceptables para nosotros. Que no es lo mismo tener delante a una Carmen de Mairena de la vida que a alguien con quien uno se puede imaginar desayunando, y creo que me explico.

Así pues, una persona cuyo concepto del amor tenga como una opción el flechazo, al visualizar a un bomboncito/a que vea como víctima posible para él, y encontrarse en ese momento activado por X razón, quizá de repente piense que acaba de encontrarse con el amor de su vida.



A mí me pasa esto que explico, pero en vez de con la sensación de mariposas, con una erección...

Psicoanalistas
Buscas a tu madre/padre.


Y esto es todo, por ahora. Sirva esta entrada como minúscula revisión sobre el tema, pero apuntar que hay múltiples estudios, teorías y chorradas sobre el amor, con las que podréis estar más o menos de acuerdo. La cuestión es escoger la de cada uno.
Aunque, ¡qué más darán las teorías! ¡a follar a follar, que el mundo se va a acabar!


Meg Ryan, definitivamente, aprueba esta entrada

13 comentarios:

Anónimo dijo...

¿Qué pasa, te has enamorado? Que diga, ¿has tenido una erección? :p

Dain dijo...

Qué más quisiera, señor o señorita Anónimo (bueno, o no). Pero en mis circunstancias actuales complicado me es encontrar un punto fijo al que seguir con saña.
Eso sí, todos los días en el autobús me enamoro de alguien distinto, si bien el efecto desaparece en la parada en que uno de los dos se baja.
Erecciones sigo teniendo, gracias al señor.

Ghale dijo...

Nunca lo había pensado de esa forma, pero que razón llevas, es todo autosugestión...

Lo unico que espero es que no tengas una erección cuando nos volvamos a ver despues de tanto tiempo, juas

Anónimo dijo...

"Seguir con saña" suena muy sexy :p

Bueno, pues me alegro de tu conservada capacidad, el señor es sabio.

Por cierto, ¿es verdad eso de que según el psicoanálisis buscamos a nuestro padre/madre? ¿O era una broma? Yo siempre he pensado que la gente se enamora después de follar y que para prevenirlo la única posibilidad es irse cada uno a su casa, de no ser así te vuelves medio tarambana. El problema es que tampoco se puede demostrar amor verdadero antes de follar porque entonces se confunde con las ganas. Así que, en suma, todo es muy confuso.

nujki dijo...

Pues lo del psicoanálisis no es broma. Según ellos, seguimos el "ejemplo" familiar así que en parte buscamos a alguien que se parezca al modelo de padre/madre que hemos tenido.
Yo me siento más afín a las otras explicaciones...

Anónimo dijo...

Ya, pero al enamorarte vives todo más intesamente, con más ganas... las ganas son muy importantes.
El amor verdadero es el que perdura en el tiempo, antes y después de follar.

Anónimo dijo...

Anónimo 1 hablando a Anónimo 2 xD Qué lío.

Que claro, iba medio en coña...Bueno, y medio en serio!! Es posible que "la biología" nos confunda durante más tiempo del que creemos.

Nujki, gracias por la aclaración. Entiendo lo del modelo familiar pero vamos, lo veo muy arbitrario e incompleto. Además pienso que existen familias en que pongamos por caso el padre es un patán. ¿Entonces también se busca? ¿Para hacerse daño? No sé, no me convence, aunque bueno, ya veo que a ti tampoco.

Saludos :)

Dain dijo...

Yo lo disocio. Sí, mejor que vayan juntos, más bonito, más placentero, pero puede haber perfectamente fornicio del bueno sin amor, ya que compartir fluidos no te acerca necesariamente más a esa persona que, por ejemplo, dar un paseo juntos.
Y al revés, se puede estar enamorado y ser el sexo un desastre. Vale, durará poco tiempo en un caso normal, pero por poder se puede conseguir estar una temporadita encoñado de quien no te da un orgasmo.
No sé, no creo que sean dos cosas que estén totalmente entrelazadas. Sí bastante, pero no en un 100%.

Anónimo dijo...

Pues sí, paseando te das cuenta más rápido de lo que hay, más que nada porque en sí no es ningún chute de felicidad (al menos normalmente) así que si te da pues bueno...Algo habrá con quien paseas, digo yo. A mí es que el sexo me parece muy confuso (respecto al amor, claro). Entonces me preguntaba si todo esto de la activación...las hormonas revueltas...Qué sé yo, si no confunde un poco los sentimientos. Es más, si los sentimientos no son en gran parte un puñado de hormonas y demás sustancias fastidiando. Y no es una cuestión de falta de romanticismo, es que me pregunto si ese arrebato de estupidez hormonal es lo que llaman amor y en ese caso, pues bueno, bienvenido sea, pero luego hay un amor tipo B del que se habla mucho menos siendo mucho más importante en principio. Estas teorías no son sobre el amor, son sobre el enamorarse. El verdadero amor no sé yo si cabrá en una teoría...

Anónimo dijo...

Hola Anónimo 1, soy Anónimo 2 xD (soy Silvia)
Como me ha dicho un día un buen amigo muy sabio: yo no sé nada de nada sólo de gramática del español :)

Rizzen dijo...

Muy buen Post del Amor si... la teoría del psicoanálisis tiene alguna comprobación como que las mujeres se sienten atraídas a los olores corporales que les recuerdan a sus padres... Pero como cada uno somos un mundo... pues no se puede generalizar ;)
P.D: Lo único que me ha faltado es que pusieses los libros por si queremos profundizar en ello ;)

Kucka dijo...

Yo me esperaba un post sobre el amor (inocente de mí) y no el post de un tío salido que camufla un post sobre follar como otro cualquiera con la túnica del amor, que es un pelín más que eso, si se me permite decirlo...

Dain dijo...

Kucka, mujer, si buscas un post sobre el amor en plan "cursi" en un blog que se llama "Bastardos sin honor", pues oye, normal que luego te sientas decepcionada.
Y, lo cierto, es que sí que habla sobre el amor, al sexo hago referencia de broma en un pie de foto y aquí en comentarios. Si quisiera escribir sobre "el follar" no tendría problema alguno en hacerlo abiertamente.
Así que te recomiendo que te apliques la última frase de la entrada anda. Lo de Meg Ryan no, lo anterior.
Un saludito, vuelve cuando quieras, que aquí se permite decir de todo.

Publicar un comentario

Related Posts with Thumbnails