domingo, 30 de septiembre de 2012
Hacía más de un año que no escribía nada en el blog, y ha hecho falta una serie de sensaciones muy fuertes para decidirme a volver a la blogoescritura. Hoy quiero compartir ciertas meditaciones que he tenido paseando por la ciudad de Estambul tratando de escapar de la más espantosa de las resacas.
Estas son las meditaciones:

1º Madrid 22/9/2012
Justo antes de salir de viaje, hace ya una semana, paseando por la Puerta del Sol de Madrid me topé con una minimanifestación de protesta contra el famoso vídeo La inocencia de los musulmanes. Cuando vi a aquellos muchachos me alegré de que se pudiera protestar de esa manera tan animada, cantando y bailando. Uno levantaba un cartel en el que se leía "Don't insult our religion". Me pareció un tanto desatinado, puesto que nadie había insultado nada en España (la portada del jueves fue posterior, si no me equivoco). Además en España es ilegal cualquier insulto a la religión, cualquiera que sea, al contrario que en otros países donde prima la libertad de expresión sobre el sentimiento religioso (Francia, USA).

2º Madrid 25/9/2012
Para esta fecha yo ya estaba en Estambul, pero seguí con todo el interés (y mala leche) el desarrollo de las manifestaciones de Madrid. Lo que me sorprendió fue ver la poca gente que se animó a ir. Descarto que fueran 6000, como dice el gobierno, pero, aún así, 20000 me parecerían pocas. Estamos hablando de derrocar un gobierno, no de echar unas partidas de mus. Estoy seguro de que en España hay millones de personas maldiciendo en sus casas al gobierno, pero a la hora de protestar, ¿por qué se quedan en casa?

3º Estambul 30/9/2012
Tratando de no pensar en el malestar de no haber dormido más que unas horas, me he ido a pasear por la plaza Taksim de Estambul, a dar una vuelta o aprovechar el buen gusto turco por la ropa... y sus precios. Pero cuando he salido del metro (funikular), me he encontrado con una marabunta de gente protestando a gritos -sí, a gritos- contra algo que al parecer les molestaba mucho. Os pongo una foto...



A ojímetro he calculado unas 10000 personas. Era una riada interminable por la calle que sube desde la torre Galata a Taksim. En las noticias he leído que efectivamente su número rondaba mis cálculos. Ahora bien, os preguntaréis por qué se quejaban estos manifestantes... pues bien, agarraos los machos: por los derechos de los gatos. Sí, esta orda de turcos cabreados no quería otra cosa que salvaguardar a sus preciados mininos de los desmanes de un ayuntamiento que quiere acabar con ellos. Para el que no lo entienda del todo bien lo repito en román paladino: 10000 personas manifestándose por los gatos de Estambul.

Conclusiones:
1. ¿Por qué no sale esta manifestación en la prensa española y si las maniestaciones por el vídeo de Mahoma? Bueno, a esta pregunta tengo respuesta. Porque nos quieren llenar de odio y de miedo hacia todo lo que no sea blanco, cristiano y bienpensante. ¿Que en España matamos toros a lanzadas y en Turquía se manifiestan por los derechos de los gatos? No lo pongas en prensa, Pepe, no vayan a creer nuestros lectores que fuera de las fronteras de su absurda patria la gente no vive en el medio evo. Sigamos creyendo que todo lo que no sea nuestra cultura consiste en follarse cabras. Eso nos lleva inevitablemente al punto 2.
2. En España no juntamos 10000 personas más que para celebrar la champions o la eurocopa. Para tomar el congreso (en mi opinón no habría que tomarlo, habría que demolerlo piedra por piedra) no bastan 10000 personas. Hace falta un millón. Yo hoy he visto a 10000 personas protestar por los derechos de los gatos, y la única moraleja que puedo sacar de todo esto es que los españoles somos unos comemierdas.

Trastornos de Personalidad

miércoles, 5 de septiembre de 2012
En salud mental utilizamos fundamentalmente dos sistemas de clasificación de enfermedades mentales para poder hacer la comunicación entre profesionales más "sencilla/directa", la CIE-10 y el DSM-IV (ambos en fase de actualización a sus versiones 11 y V respectivamente). No deja de ser un mero etiquetaje de la persona que tienes enfrente, con todo lo que ello conlleva (posible desnaturalización del paciente en pro de las características prototípicas de lo que se supone que tiene, intentos de "encuadre" de lo que le ocurre a la persona en la etiqueta como automodelo explicativo de sus dificultades...), pero no es ése el tema de la entrada. En lo que quiero centrarme ahora es en un tipo de problema que ambos definen, como son los llamados "trastornos de personalidad".

"Ése tipo no tiene personalidad" suele ser una expresión habitual al tratar de definir, imagino, a alguien que suele dejarse llevar por el criterio de los que le rodean, o que se muestra excesivamente dubitativo ante la circunstancia de tener que tomar una decisión; un sinsentido de frase, desde el momento en que ya estás definiendo un estilo de personalidad bastante claro al utilizarla. Es un ejemplo, llevémoslo al extremo. Alguien que no es capaz de mantener un criterio firme en base a sus propias opiniones y que se basa en referencias externas para poder ir dando pasos en su día a día. Alguien que, de pura inseguridad, tiene dificultades para afrontar todo tipo de coyuntura y confía más en cualquier otro criterio, por absurdo que sea, que en el suyo propio. Alguien necesitado de supervisión y afecto continuos hasta el punto de no tolerar el abandono, equiparable a un agujero negro sin retorno del que tratar de escapar permanentemente. Rasgos "dependientes", vaya. Si son excesivos, estos rasgos, es posible, acabarán llevando a la persona que los ha desarrollado a tener algún que otro percance en las diferentes esferas de su vida; y es en la conjunción de los rasgos y los problemas surgidos por ellos mismos donde tendremos la definición del "trastorno de personalidad " (simplificando).

El dependiente es un ejemplo. En los enlaces de la CIE-10 y el DSM-IV el lector curioso podrá ver que hay unos cuantos más. Evitativo, esquizotípico, narciso (¡hola compañeros de blog!), histriónico, límite, esquizoide, paranoide, obsesivo-compulsivo (no confundir con el trastorno "puro" en sí), antisocial (ese mismo lector también verá que entre ambos sistemas de clasificación hay diferencias, ignórelas), y, menos "oficiales", pasivo-agresivo, depresivo, agresivo-sádico y masoquista. Bonito listado eh (no, "la personalidad múltiple" no es uno de ellos). Seguramente alguno a estas alturas ya estará pensando algo del estilo "¡oh señor! yo soy muy narcisorro, ¡soy un enfermo!"; nada más lejos de la realidad. Todos tendremos rasgos de multitud de tipos, más o menos agudizados, sin conllevar por ello ningún tipo de cuadro clínico a tener en cuenta. Yo mismo, pese a destacar más en un par (que nadie nunca es capaz de acertar), diría que tengo un poco de todos (o mucho de varios y menos del resto). Nada extraño, pues.

Volviendo al punto de "cuando a uno su forma de ser le jode su existencia", quería detenerme a extenderme un poco más en "mi preferido". No es el antisocial, típico del psicopatilla común que reina en las calles de nuestro país, que, lamentablemente, es un perfil con el que quizá me cueste más conectar por mi pasado freak (bueno, no tan "pasado"). Es el trastorno límite de personalidad del que quería hablar un poquillo más (también conocido como borderline).
Sería el estilo de persona que habitualmente los legos definirían como "alguien bipolar", refiriéndose a la facilidad con que éstos pueden pasar en un momento de una emoción a otra totalmente contraria con extrema facilidad (el trastorno bipolar es otra cosa, también basado en variaciones anímicas, pero más mantenidas en el tiempo). Inestables, impulsivos, capaces de adorarte u odiarte de un momento a otro... características teóricamente descriptivas de este tipo de personas. La incertidumbre, el no tener nada claro, el cambiar una y otra vez de criterio, el temer que las personas queridas se cansen de ti por tanto vaivén, el sentirse profundamente vacío, el no saber quién eres realmente. Tales rasgos muy agudizados les suelen llevar a pasarlo mal, en la medida en que sus relaciones personales (y sus decisiones vitales) depende constantemente de un carrusel de emociones que haría marearse a cualquiera, y ello a su vez puede desembocar en un estado de malestar (ansiedad, tristeza, irritabilidad, culpa) mantenido durante largos períodos de tiempo que a su vez sirva para potenciar dichos rasgos e iniciar un bucle infernal sin final. 

No profundizaré en temas como las posibles maneras que en ocasiones pueden llegar a utilizar para manejar el malestar (cortes, querer darle fin a todo), los fármacos habitualmente empleados en su manejo (unos u otros con más o menos sentido; según algún "enrevesado" psiquiatra como Otto Kernberg ninguno, extremo con el que no estoy de acuerdo en los casos en que sea necesario), o los posibles fenómenos pseudoalucinatorios que pueden llegar a padecer (importante el "pseudo", que no quiere decir ni que no sean verdad, ni que estén psicóticas) por no parecerme correcto en esta entrada, cuyo fin es más hablar de manera general sobre el tema que buscar el morbo (sí, en este blog alguna vez hacemos eso).
Hay también películas que tratan de ejemplificar (en ocasiones hasta el ridículo) este tema. "Atracción Fatal", por ejemplo, con Glenn Close en el papel de mujer con tendencia a la reacción extremadamente patológica, Angelina Jolie en "Inocencia Interrumpida", o una de las pacientes de la primera temporada de "In Treatment" (de la cual, SPOILER, el terapeuta se enamora irremediablemente, cayendo en un topicazo de agárrate y no te menees).

Este tipo de trastorno tiene terapia con la que ser trabajada, claro. La más conocida y empíricamente comprobada (que, recuerdo, hacemos ciencia, no "palabrería"), la Terapia Dialéctico-Conductual de Marsha Linehan, quien, no hace demasiado, reconoció que ella misma en sus años mozos había pasado por algo parecido. Me parece de hecho totalmente natural el que alguien que sabe lo que es sentirse así haya desarrollado una forma de tratamiento para ello, alguien que ha pasado por todo eso. No necesariamente tiene que ser así (aunque explicaría el que con mis taras me dedique a ésto), pero, insisto, tampoco es algo que me sorprenda. Y veo necesario recordar, que, al fin y al cabo, se trata de personas que sufren. Que más de una y dos veces he oído lindezas sobre esta clase de pacientes que pueden hacer pensar en que se realiza una interpretación de voluntariedad en lo que hacen. Que alguna cosa se exagera, pues vete a saber, pero de ahí a dar por hecho que "son así porque quieren"... en fin.


Dalí, que tenía unos rasgos bien majos, con su mujer, que tambíén tenía tela

Con suerte durante mi último año entero de residencia me especializaré en estos temas (al menos 4 meses casi seguro). Ya me han comentado que puede ser una locura (esa inestabilidad en las relaciones también se extiende a la relación terapéutica), pero bueno, quiero intentarlo. También con el resto de subtipos de trastornos de personalidad. Creo firmemente que los rasgos de una persona pueden ser "pulidos", con tiempo, esfuerzo y dedicación. Y toneladas de frustración (para ambos), me temo. Pero, a pesar de aparentar normalmente el pasar por una persona nihilista y misántropa, en el fondo, confío en la capacidad del ser humano para mejorar. Bueno, al menos cuando estoy detrás de una mesa (QUE NO UN DIVÁN, HIJOS DE PUTA).

Recortar en educación

martes, 22 de mayo de 2012

Se podría tomar esta frase como el primer paso a seguir del manual “¿Cómo conseguir hundir un país?”, pero lo cierto es que un país no se hunde tal cual, no se hunde sin motivo y sobre todo, no se hunde solo. La falta de educación en un país significa gente más poderosa por un lado y gente más sumisa por el otro. Porque la información y la educación son herramientas clave para pensar, opinar y discrepar. La información y la educación son poder y el poder se amasa mejor entre pocos.

Que un Gobierno recorte en educación dice mucho de sus ideales políticos, de lo que entiende que es clave para llevar un país y de cómo quiere que viva su pueblo. “Un pueblo inculto, es un pueblo fácil de dominar” dijo el Che, y tenía razón. La incultura es la que hace que estos días haya podido escuchar frases del tipo: “A ver, es que si el país se hunde, habrá que recortar en todo lo que se pueda”, “Los profesores que no se quejen, que tienen tres meses de vacaciones” o “Pues yo cuando estudiaba en el colegio, éramos 40 en clase y no ha pasado nada”. Para empezar, a este último le hubiese dicho “Mira, pues tú muy bien no has quedado” y para seguir, les explicaría que un país no avanza si no avanzan sus ciudadanos, si no valoramos a las personas cualificadas como se merecen y si no ponemos los medios para que una persona con futuro no se quede por el camino sólo por no tener los medios económicos para costearse los estudios.

El que suban las tasas universitarias, amparándose en que ahora son “casi regaladas” o en que “no puede entrar todo el mundo en la Universidad”, deja de lado múltiples variables a valorar: cinco millones de personas que están en paro, un millón de familias en las que ninguno de sus miembros tienen trabajo, familias en las que ninguno de sus miembros ingresa más de mil euros al mes, y un largo etcétera de aspectos sociales que no están siendo tenidos en cuenta. Para más inri, más dificultades para obtener una beca. Si ya estaba complicado el panorama para algunos, ahora suben la nota para poder acceder a estas ayudas. Nuevas variables sin tener en cuenta: gente que trabaja al mismo tiempo que estudia para costearse la carrera y no puede dedicar todo el tiempo al estudio, gente que trabaja para comer y no se puede pagar la carrera, gente que necesita un master, doctorado, curso de experto, etc. para poder trabajar y no puede pagar los más de dos mil euros que cuestan estos estudios. De este modo no estamos cribando por excelencia, sino por renta.

Recortar en educación supone generaciones perdidas, generaciones de retraso, algo que no se puede recuperar. Y hacer todo esto es un alarde de estupidez absoluta. Perder valores en alza como son la educación, la investigación, el desarrollo y no tratarlos como es debido denota que la incultura también ronda en las altas esferas, quizá donde más. Pero no se preocupe, señor Wert, que en unos años, entre tanto inculto, no se le notará a usted tanto. Pero empéñese bien, porque ahora mismo, se le da a usted con una vara, y caen bellotas.


14 de abril

domingo, 15 de abril de 2012
Ayer fue un día extraño. Me desperté afectado por los excesos de la noche del viernes. En un estadío magistral de resaca/cansancio físico. Cuando me desperté sólo tenía claras tres cosas: dónde había dejado la bici, que estaba en el bendito día que es el sábado, y que era 14 de abril, efeméride a la que hice alusión vía Facebook.

Enciendo el ordenador y, sorprendido me topo con un notición: "El rey deberá ser operado urgentemente de la cadera tras una lesión". Que el Jefe de Estado de mi país fuese elegido a dedo por un dictador golpista que nunca fue procesado es algo normal. Spain is different. Que se haya caído haciendo tal o cuál tarea, tampoco me importa demasiado. Lo que más me alarma es lo que tal personaje estaba haciendo para caerse. 


Resulta que el tipo, que no puede dormir debido a la preocupación que le ocasiona la crisis, se fue a Botsuana, a 7000 km, a cazar elefantes, un animal que, recordemos, una especie calificada como Vulnerable por la UICN, organización encargada de gestionar la protección a la naturaleza. Por ese viaje la Casa Real pagó una cantidad que ronda entre los 10.000 y los 30.000 euros, según El Mundo. 

El matar, por diversión, es algo brutal y terrible, el hacerlo a animales inocentes e indefensos, va más allá. Cazar un elefante, animal noble como pocos y en riesgo de extinción, mucho peor, pero que el Rey de España intervenga en esas actividades con el dinero de TODOS, recuerdo, hace que el hecho en sí sobrepase lo grotesco. En los último Presupuestos Generales la asignación a la Casa Real cayó un 2%, cifra significativamente inferior a la media de recortes en diversos ministerios. 

Estoy muy harto del argumento tópico que me cuentan los rancios monárquicos sobre lo bien que hace la Monarquía representándonos a todos. Y me parece bien que un Jefe de Estado, aunque no sea electo, tenga vida privada. Pero lo que tiene que tener también es precaución, cordura y mesura y no ir a cazar elefantes a África con el dinero público de un país que tiene más de 5 millones de parados. A mi no me representa un personaje que considero contraproducente para la imagen del país y que se dedica a estos menesteres. ¿Qué hubiese pasado si no se hubiera caído y, por ende, no le tuvieran que operar? ¿Se hubiese sabido dónde y a qué fue el Rey a África? Seguramente no ya que Casa Real no informó sobre ello.

Eso que sirva a los que dicen que el Rey nos representa a todos. Me gustaría que hicieran una encuesta a nivel nacional preguntando a la gente qué piensa sobre cazar animales en peligro de extinción con dinero público. En fin.

Ayer fue el 81º aniversario de proclamación de la II República. Y el panorama es, por un lado, dantesco; la Monarquía española está encabezada por un anciano de 74 años que caza elefantes, con un yerno que ha trincado todo lo que ha podido y luego huido del país, un nieto que, emulando al abuelo, se dispara al pie, un heredero sin carisma alguno...

Por otro lado es esperanzador: poco a poco se cae el velo de la censura que ha atenazado este país en torno a la Monarquía desde hace casi cuarenta años. Los medios son cada vez más críticos y esa generación de periodistas-prensa-mamadora se va haciendo mayor y jubilándose, perdiéndose con ellos la apestosa auto censura que hemos sufrido. 

En fin, esperemos que el tiempo cambie las cosas, y que el Rey, esta noche, haya podido dormir mejor que lo que dijo, aunque sea por la anestesia general. 

29-M ¿Ir o no a la huelga?

jueves, 29 de marzo de 2012
Cuando los nazis vinieron a llevarse a los comunistas,
guardé silencio,
porque yo no era comunista,

Cuando encarcelaron a los socialdemócratas,
guardé silencio,
porque yo no era socialdemócrata,

Cuando vinieron a buscar a los sindicalistas,
no protesté,
porque yo no era sindicalista,

Cuando vinieron a llevarse a los judíos,
no protesté,
porque yo no era judío,

Cuando vinieron a buscarme,
no había nadie más que pudiera protestar.

...

Hagamos una analogía entre el poema y la situación actual. Hoy, día de Huelga General en España mucha gente argumenta en contra de la movilización contra la Reforma Laboral esgrimiendo un montón de causas, a cada cual más falaz y simplista.

-"Por hacer huelga un día no vamos a conseguir nada": No, por supuesto que no, pero lo que sí vas a conseguir si no la haces es que la próxima vuelta de tuerca sea aún más dura. El sistema en el que vivimos está pensado para que auténticas herramientas de cambio social sean mal vistas, o directamente, criminalizadas. Las únicas maneras de parar las tendencias de los distintos gobiernos son, mediante movilizaciones generales, como huelgas, etc, o elecciones. La maquinaria mediática hace lo suyo en el último caso, encargándose de reforzar el bipartidismo y las ideas oficiales del Régimen. Las manifestaciones, huelgas, movilizaciones...están tan tan encauzadas mediante procedimientos legales que carecen de valor efectivo. Efectivamente, valer no vale de mucho hacer huelga, pero lo que sí que vas a conseguir si no la haces es que todo empeore. El no secundar la huelga es interpretado, políticamente, como que no estás en contra o apoyas aquéllas cuestiones que han sido la causa de la convocatoria.

-"Los sindicatos no valen para nada. Panda de inútiles y barriga-llenas": Efectivamente lo son. Son sindicatos metidos dentro del sistmea político-económico-social que tenemos. Fueron metidos mediante ley con una concepción del sindicalismo propia de mediados del siglo XIX. Grandes sindicatos con representación en grandes empresas que recurren a una serie de derechos postulados por Ley. Quiero decir: las huelgas y demás eran útiles en sistemas productivos de hace cien años, cuando había grandes fábricas de cientos de obreros, un contexto en el que una huelga era más efectiva y secundada. La economía española se basa en la pyme, con empresas de unos 2-10 empleados, a estos niveles el secundamiento o no de la huelga roza ya la interrelación personal jefe-empleado, de manera que el primero puede saber sin problema quién ha ido y quién no a trabajar, y el segundo teme las represalias que el primero pueda tomar.

-"Los sindicatos son todos unos ladrones": Porque se han relajado tanto como el obrerete que no hace huelga. Son un elemento domesticado por un sistema político-social que les unta para que trabajen con cierto control. La gente dice que son unos ladrones porque reciben fondos públicos...y lo son, y los reciben porque no muerden la mano de quien les da de comer. A los sindicatos les viene bien el dinero que los políticos les da, y a los políticos les viene bien dárselos y tenerlos mamando y de rodillas. Hay gente que afirma que esto debería suprimirse y sostenerse mediante cuotas. Pero España es un país con un grado bajísimo de sindicazión, si esto se hiciera, los sindicatos mayoritarios perderían fondos y sería susceptibles de poner el cazo ante lobbies y entramados empresariales. Podemos controlar mejor a políticos que a empresarios y, al menos con este sistema, sabemos cómo y cuánto les dan. Pensemos en un sistema como el norteamericano, en el que cada partido recibe fondos de manera privada. Republicanos y demócratas venden sus políticas al mejor postor para conseguir fondos y promoverse de cara a conseguir el poder. Si ese sistema llegase aquí, estaríamos jodidos de verdad.

-"Los sindicatos son corruptos": Sí, lo son, pero no te engañes. Es corrupta la clase política, el empresario, el trabajador que prefiere cobrar en negro. La Polícia es corrupta, etc. Vivimos en un país carcomido por el cáncer de la corrupción desde que se creó. Los sindicatos son tan corruptos como otras entidades, si no secundas la huelga por esto sí que deberías ir a cualquier manifestación que denuncie cualquiera de los casos de corrupción anteriores. Y a ésas también van cuatro gatos.

-"Si no voy a trabajar, me despiden": Por eso puse lo de Niemoller. Ayer te quitaron derecho a jubilación a 65 años, te quitaron derecho de paro, te van a quitar poner despido libre y gratuito...No protestes, cuando seamos todos esclavos no te van a despedir, porque te van a tener trabajando sin estar contratado y sin derechos. Espero, al menos, que cuando ninguno tenga ya nada que perder, el cambio llegue, hasta entonces piensa que si a alguien le exiges 10, al final, negociando y demás conseguirás 8. Ahora mismo estamos exigiendo sobre5, es decir: si tú hoy en día temes que te despidan (o no te contraten) por haber ejercido tu derecho a huelga, es fácil pensar que eso mismo se deba a que algún día, hace tiempo, alguien como tú argumentó lo mismo y facilitó una bajada general de los derechos del trabajador. El PSOE reformó la Ley de manera que ahora puedes encadenar de manera indefinida contratos temporales uno tras otro...nadie protestó ni se movilizó, pero en esa bajada de derechos estaba implícitico este argumento: un nuevo empeoramiento de esos derechos implica que más difícilmente se van a llevar a cabo. Si exigimos 5 sobre 10 al final conseguiremos 3. Ahora tienes miedo de que no te renueven si vas a la huelga, y trabajas en unas condiciones así de precarias porque alguien, igual que tú, pensó parecido en su día. A saber que es lo que se argumenta dentro de 10 años, cuando se apruebe, ya formalmente, la esclavitud.


Manifiesto de la APM #gratisnotrabajo

lunes, 23 de enero de 2012
La Junta Directiva de la Asociación de la Prensa de Madrid 

Expone

QUE ha recibido numerosas quejas y denuncias sobre la existencia de ofertas de trabajo humillantes e indignas para periodistas.

QUE empresarios sin escrúpulos se permiten ofrecer a periodistas titulados el “pago” de 0,75 euros por una noticia de 800 caracteres o el de 2,50 euros por artículos de no menos de 250 palabras cada uno.

QUE mucho más humillante es la oferta que, en nombre de “un nuevo periódico nacional de tirada semanal, “invitaba” a periodistas licenciados a “incorporarse en régimen de colaborador y voluntario (sin retribución)”, en un proyecto de “máximo compromiso social y excelencia en la comunicación”.

QUE también tenemos denuncias sobre medios de comunicación consolidados, dirigidos por periodistas, que están promoviendo empleo sin salarios y becas sin remuneración.

QUE, en el colmo del despropósito, aparecen empresas que pretenden cobrar al periodista por trabajar en ellas, en lugar de pagarle.

QUE todas estas ofertas revelan la existencia de una preocupante e intolerable consideración social, laboral y salarial de los periodistas como mano de obra barata.

QUE los editores de medios de comunicación tienen que asumir su responsabilidad y frenar con la máxima urgencia esta situación de máxima precariedad, a la que no es ajena la oleada de despidos que soportamos. Esta responsabilidad se extiende al desamparo que sufren los colaboradores y “free lance” ante las durísimas condiciones de trabajo que les imponen, agravadas con impagos que se prolongan durante meses. 

QUE unos periodistas mal pagados, y más si no perciben salario alguno, difícilmente podrán resistir las presiones de los poderes para mantener su independencia, que es precisamente el principal problema que sufren, según el reciente Informe de la Profesión Periodística.

QUE somos conscientes de que esta es una crisis muy dura, ya que se combinan la económica y la de modelo periodístico, pero alertamos de que su gravedad no debe impedir que reivindiquemos un derecho tan fundamental como es el de percibir un salario digno, como la Constitución reconoce a todos los españoles.

QUE se nos hace muy difícil admitir que quien ha creado, o quiera crear, un espacio de libertad como es un medio de comunicación, se atreva a plantear una oferta de trabajo sin salario, aprovechándose del alto número de parados que hay en nuestro sector, sobre todo entre los jóvenes.

Insta

Al Gobierno y a los partidos políticos a que cumplan su obligación de garantizar la libertad de prensa, una libertad que se desmorona, con consecuencias funestas para la democracia, si se toleran sistemas de trabajo que consisten en explotar a los periodistas sin salarios, es decir, en régimen de esclavitud.

Al Ministerio de Empleo y Seguridad Social a abrir inspecciones inmediatas a los medios y empresas que promueven las prácticas antes enunciadas y sanciones a todas aquellas empresas que incumplen las ordenanzas laborales en materia de empleo.

A los editores a respetar los derechos de los periodistas, en el entendimiento de que los medios no pueden sobrevivir si desprecian la profesionalidad de este colectivo con salarios indignos. 

La Asociación de la Prensa de Madrid no está dispuesta a tolerar que los periodistas trabajen gratis y, quien quiera imponer este criterios en las redacciones, tiene que saber que esta asociación usará todos los medios legales a su alcance para que tales prácticas sean investigadas y, si procede, sancionadas.

#gratisnotrabajo

Gin Tonic

miércoles, 7 de diciembre de 2011
El Gin Tonic. Ese preparado que progresivamente se ha ido comiendo el mercado del consumidor nocturno de combinados espirituosos de entre 25 y 45 años. El usuario de locales modernos/gafapastosos/directamente pijos debe realizar un laborioso estudio previo para escoger cuál de las miles de marcas a su disposición va a desear en ese preciso momento, amén de ser capaz de combinar de manera armoniosa las notas de cada posibilidad de trago tanto con la tónica a elegir como, en el caso de los más avezados, con los ingredientes con los que potenciar las características de cada tipo de botella.
O eso o hacer caso a quien te sirva (que normalmente es mujer y suele ser de buen ver).

Mi primera experiencia con la ginebra data de los primeros mortales ataques a mi hígado (y cerebro) con los que me perpetraba cuando aún era bastante crío. Compré con uno de los co-autores de este blog y con otro compañero de fatigas una botella con la etiqueta más infame de la que disponía el dependiente oriental de la tienda/tugurio que más cerca nos pillaba en ese momento. Ahí llevamos a cabo uno de los episodios más innobles de nuestra historia alcohólica, cuando dos de nosotros echaban a un tercero tumbado boca arriba (semi desnudo, en una bañera) el contenido de dicha botella "a las bravas", dando de esta manera pie a un posible inicio de cirrosis que aún tardaremos en atisbar.
También fue ése el inicio para mí del conocimiento de los principios conductistas; el tercer integrante de ese infastuoso equipo no pudo volver a acercarse a los labios/fosas nasales tal alcohol so pena de vómitus inmediatus.

Anteriormente, esta bebida solía ir asociada a viejos, borrachos y putas. Así, tal cual. Beber ginebra era considerado beber colonia, veneno, matarratas, desinfectante. Si querías hacer el burro comprabas ginebra. Si no quedaba otra cosa, pues te armabas de valor y te la trincabas. Si le echaban ginebra a la sangría de tuna de la facultad de medicina de la UAM, ya pensabas que eso era pasarse. De entre mis recuerdos de pre/post-adolescencia (bueno, si se me acepta que ya he pasado la "etapa post"), adolezco de alguno en el que viera a alguien alrededor de mí pidiéndola. Por otro lado, según me cuentan, yo aún soy recordado por unas personas a las que sólo vi una vez por el que se trincó lo que quedaba de una botella que llevaban 5 años intentando gastar.
Pero no estoy aquí para hablar (demasiado) de mí, volvamos al tema.

Y es que lo del Gin Tonic en nuestro país está saliéndose de madre. Por ejemplo, Alberto Pizarro, considerado el mejor coctelero nacional y ganador del campeonato del Mundo, comenta que "Lo que está pasando en España con el gin-tonic no está pasando en ninguna parte del mundo. España es el segundo país consumidor de ginebra, por detrás de los filipinos: se vende una caja de ginebra filipina cada veintidós segundos". Y es que los españoles cuando nos ponemos, nos ponemos.

Sobre su origen, habría que remontarse a 1638, momento en que habría constancia de que se pudo curar de malaria a la Condesa de Chinchón utilizando quinina. Posteriormente, así como un siglo después, se descubriría que añadiendo quinina a la soda carbonatada de naranja (mezcla atribuída a Johann Jacob Schweppe) se podía preparar una bebida que servía de medicamento para combatir tanto el paludismo como la ya mencionada malaria. Sí, nació entonces la tónica (no la ginebra, que alguno lo habrá pensado).
Dio entonces la casualidad de que el ejécito inglés las estaba pasando putas por este motivo en su expansionismo colonial por la India, así que, voilá!, algún médico avispado ató cabos y comenzó a recetar esta bebida a las tropas. Ya el añadirle ginebra, bueno, fue por una parte para mejorar el sabor, por otra para que las tropas mantuvieran sus niveles de valentía intactos en todo momento.

Recordaré ahora la receta clásica del Gin Tonic, según un par de referencias que he mirado:
- 4.5 cl de ginebra (onza y media)
- 20 cl de tónica
- Hielos
- Un par de trozos de piel de limón
- Copa de balón grande ("que nos quepa la nariz", lo cual, en mi caso, me obliga a beber en un barreño)

Un vídeo ilustrativo, con una muy buena ginebra (según me han comentado; eso sí, en el vídeo añaden enebro):


Aunque mi padre siempre me ha dicho que el Gin Tonic de verdad de los de antes era casi todo ginebra y luego un poco de tónica, y pa´dentro.

Acerca de las innumerables combinaciones que pueden realizarse entre ginebras, tónicas y añadidos extras, me remitiré al gusto de cada uno. Bien es cierto que meterle a un Gin Tonic pétalos de rosa, regaliz, hierbabuena, granos de café, canela... puede parecer raro, y puede llegar a, cómo decirlo, desvirtuar en cierta manera el sabor original de la propia bebida en sí. Pero, ¿qué importa si está bueno? En principio las mezclas que se realizan se suelen hacer teniendo en cuenta la manera en que pegan entre sí los diferentes ingredientes, así que ¿por qué no?.
Imagino que aquí me influye mi tendencia a pensar en el "hay que probar de todo", pero es que cerrarse en banda a beber posibles tragos satisfactorios por el mero hecho de traicionar una etiqueta me parece un poco pobre de miras.
Podría ampliar mi opinión a las nuevas tecnologías aplicadas al mundo culinario y a quienes se escudan en que "prefieren una tortilla de patatas de su madre que probar esa cosa extraña", pero eso sería salirse de la tónica y la ginebra.

Centrándonos en posibilidades actuales... pues infinitas. No puedo hacer una clasificación ni nada que se le acerque ni de ginebras, ni de tónicas ni de locales en los que beberlos; sería absurdo que lo intentara, estoy muy alejado de ser mínimamente un experto en la materia. Sólo sé que a mí en los sitios a los que he tenido la costumbre de ir habitualmente para consumir el Gin Tonic siempre me han tratado con mucho mimo y paciencia (lo cual, siendo yo, siempre me ha resultado sorprendente...).

Sí puedo dar un par de trazos de opinión personal:

- Sé que mi ginebra base es la Tanqueray (de precio asequible), y si puedo la Tanqueray nºTen; sé que tengo que huir de la Bombay Shapphire; sé que la BlackWood´s 60% me encantó; sé que la Citadelle me pareció demasiado dulce; sé que las London NºX, la Nº209 y la Martin Miller´s son más que respetables; sé que la famosa combinación Hendricks con pepino no fue de mi gusto; sé que puedo pedir uno de Beefeater que si no hacen nada raro no me pasará nada malo; sé que la Mombasa tengo que probarla.

- Sé que la Schweppes da el pego bastante bien; sé que, aunque suene raro, la tónica del Día también; sé que la Fever Tree es mejor y más cara que las anteriores, pero que la Nordic Mist es peor y también más cara; sé que la tónica Schweppes Limón (no el refresco) me puede hacer un buen apaño (aunque sea un sacrilegio); sé que mejor de botellita que de bote.

- Sé que si tengo que ir a una tienda a asesorarme iré a The Cocktail Room; que por calidad-precio el Patatus resulta una buena opción (sí, se llama así), y también el Covent Garden; que en la Casa del Pez también me aconsejaron bien; que iré a probar los de La Ruleta; y que, en definitiva, en Madrid hay una oferta tal que me resulta en este momento inabordable por no vivir en este momento en esta bella ciudad.
Ah, por Pamplona, sin dudas, el Che, en la calle Olite.

Y eso es todo lo que puedo aportar. Más os vale tomaros una a mi salud, mequetrefes desvergonzados (bueno, si es a mi salud, mejor dos).

Chin-chin! (mirando a los ojos, que si no, no se folla)


Related Posts with Thumbnails