Lo que se aprende de las princesas Disney

jueves, 30 de diciembre de 2010
Tenía pensado escribir sobre esto un día, pero alguien se me ha adelantado. Que lo disfrutéis.

Los mejores anuncios

lunes, 27 de diciembre de 2010
Ya que ultimamente vamos de rankings, aprovechando que ayer estuve con un familiar que se dedica al mundo de la publicidad, comenzamos a hacer una lista, no de los mejores anuncios, sino de aquellos que han marcado a esta, nuestra incomprensible, sociedad.

En el número 9 situamos a este spot, que ha causado el cambio de letra de la canción original, para dolor de muchos:



En el 8, el castigo de toda la navidad del año 1999, esta insoportable campaña de Airtel, que casi todo el mundo repetía sin cesar:



En el puesto número 7, este anuncio ideal (los de la ONCE son así) para los graciosillos de turno que sentían la irremediable necesidad de imitarlo:



En el 6, merecedor de este puesto por la cantidad de parodias tanto en los medios como en la vida real, que se han hecho de él, y por ganarse el odio de todas las mujeres:



En el 5, y vamos subiendo un poco el nivel, el famoso "¿Te gusta conducir?". ¿Quién no ha hecho alguna vez lo de la manita?:



Ostentando el cuarto puesto, encontramos otro, también utilizado en alguna que otra parodia, ya de corte más sexual:



La medalla de bronce es, cómo no, para uno de los anuncios de Coca-cola, que suelen ser todos de bastante calidad, pero creo que éste fue uno de los más famosos:



La plata es para un clásico. Este anuncio de Clio que llegó a hacer que volviese a sonar su canción hasta en las discotecas:



Y el número uno es para un anuncio, que probablemente siendo el más malo, el de menos recursos y menor originalidad, se mantiene vivo incluso a día de hoy. Cuando alguien quiere señalar el avistamiento de un generoso escote, y dice este slogan se sobreentiende la intención. Cuando alguien se pone una cazadora de cuero ajustada, también sirve. Y a pesar de los años, 15 nada más y nada menos, la gente lo recuerda, sabe que era de una colonia y la imagen de esa cremallera bajándose perdura en nuestras memorias. ¿Malísimo? sí, pero eficaz.

"No te confundas, Alejandro"

jueves, 23 de diciembre de 2010
Breve introducción.

Ayer, cuando viajaba en Metro a mi trabajo leí que la Ley Sinde había sido tumbada en el Congreso. Sonreí con asco hacia quienes la defendían y satisfacción por el hecho en sí, ya que considero que es un pequeño baloncito de oxígeno para la cruel odisea que es la vida, y que muchas veces merece ser endulzada escuchando cierta canción, viendo un capítulo de tu serie favorita, etc.

Hoy estaba en el INEM de Fuenlabrada resolviendo unos trámites que tengo que resolver para que el empresario que me explota reciba beneficios fiscales por ello. Yo, impaciente y de natural, jeta, me acerqué a la cafetería y con las mismas robé el ejemplar de hoy de El País. Y me puse a leer.

Qué sorpresa me llevé cuando, al echar un vistazo a la información que vi ayer en el metro, me vi sorprendido por un artículo de Alejandro Sanz en El País...ese periódico referente (que dice ser) de la prensa en español. En dicho artículo, nuestro edulcorado cantante y compositor llamaba fascistas a la Asociación de Internautas, a la que comparaba poco menos que con un señor de la guerra talibán. Decía que era fascismo el imponer su criterio a unos políticos, para que tumbasen una ley que recompensaba a los autores por su trabajo. He intentado buscar el artículo de este personaje en la versión digital de el diario pero no lo he encontrado. Lástima, haberlo releído me habría hecho escribir con más saña.

Hasta aquí la introducción, ahora, la chicha.

Que Alejandro Sanz llame fascista a alguien es lo más deleznable, triste y mezquino que he escuchado desde que EspeA dijo que no llegaba a fin de mes. Que diga que quienes han presionado para tumbar la Ley Sinde son fascistas es un ejercicio, o de cinismo, por lo que, le presupongo maldad, o de la estupidez más simpar. No sé qué es peor. Para el señor Alejandro Sanz un fascista es alguien que protesta contra una ley injusta y hace que la clase política tumbe una ley que atacaba al conjunto de la ciudadanía buscando el beneficio de unos pocos.

Yo, señor Sanz, pienso que está mucho más cerca del fascismo el apoyar a una ley que criminaliza un uso social tan extendido como no pagar por la "cultura" musical, audiosivual, etc. Una ley que perjudicaba a una mayoría que no hacía nada con dolo (¿sabe usted qué es Derecho o hablar por hablar?) pero que sí venía a defender los derechos, una vez más, de toda la élite político-económico-cultural reinante. Una ley que aumentaba las diferencias entre los cuatros listos forrados y la gran masa de ciudadanos que consume cultura digital. Apoyar una ley injusta que nos convierte a todos en delincuentes sí que es fascismo, como lo es el que los poderes públicos (tan desmadrados ellos) dispongan de una herramienta para censurar como le venga en gana.

Eso es fascismo, señor Sanz, eso es. Fascismo es trabajar 12h al día para que te hagan un contrato como que trabajas 4h y el resto, te lo pague la empresa en dinero negro, si es que te lo paga. Fascismo es que eso no devenga en unos derechos sacados de mi trabajo, de mi tiempo y de mi esfuerzo pero sí que éstos generen además unos beneficios fiscales que salen a costa de toda la ciudadanía que paga impuestos. Eso es fascismo, amiguete malagueño.

Las grandes compañías discográficas, productoras de la cultura audiovisual de masas y todo ese circo, deben pensarse muy bien qué están haciendo. Con los vinilos y casetes les iba todo de puta madre. Ahora la información es libre y como tal corre y fluye. Ellos se lucraban aprovechando un modelo tecnológico que jugaba a su favor (lo analógico) pero ahora internet ha roto las reglas, ha cambiado el panorama, y a esta nueva situación es a la que se tienen que adaptar. Es inútil ponerle vallas al mar y llorar si éstas no te salen. El modelo tecnológico ha cambiado y cambiar la ley para constreñir uno nuevo y que sigue en alza (el digital) es igual que construir un rascacielos con palillos: estúpido, sin sentido, sin viabilidad más que a corto plazo y poco práctico.

Si la gallina de los huevos de oro se les ha quedado estéril, no la cojan del cuello para que siga poniendo. Búsquense otras formas de explotar el meollo. Un sector industrial no puede ponerse a patalear y lloriquear porque hayan cambiado las reglas de un mercado que le beneficiaba. Y lo mejor es que ese cambio tecnológico ha venido propiciado por ellos...porque creían que podían trincar pasta.

Cuantas veces he oído yo que "hay que adaptarse al mercado" y no sé qué mierdas neoliberales más...pues ahora les toca a ustedes, señores de la industria, y a vosotros, artistillas de tres al cuarto que sabéis de trabajar lo que yo cálculo infinitesimal. Joderos, fascistas sois vosotros, que defendéis vuestros privilegios en perjuicio de los demás.



Las mejores novelas de la ciencia-ficción

martes, 21 de diciembre de 2010
Hace algunos días que prometí a unos amigos que escribiría una especie de decálogo de la ciencia-ficción. Su trabajo me ha costado, porque estaba leyendo unas novelas que sabía que tenían muchas posibilidades de estar aquí (como así es), pero por fin hoy he acabado la última página de Matadero cinco, y ya estoy preparado para escribir mis consejos.
La forma de hacerlo será un poco diferente de la típica "las diez mejores". He decidido entregar unos "oscar" por categorías, por supuesto basándome en las novelas que he leído, que son muchas, y mis gustos personales, por supuesto.
Anticipando que habrá voces discordantes, repito esto: he leído muchas novelas de ciencia ficción, pero no todas. Cosa que por otro lado es imposible. Y segundo, que juzgo según mis propias opiniones, lo que, también, es imposible no hacer.
Aquí están:

-El más apasionante. El juego de Ender
¿Por qué? Recuerdo haber leído El Juego de Ender en menos de 24 horas. Su lectura simplemente me enganchó hasta el final. Cuando llegué a la última página, me quedé boquiabierto. Los que la han leído saben por qué, y pido por favor que no hagan espoiler. Altamente recomendable, la historia trata de un grupo de niños que entran en una academia militar.
Mención especial: Cita con Rama
No sé qué tiene esa novela, pero te atrapa hasta el final. Y en el final te abofetea la cara y te deja tonto.

-La idea más original: A vuestros cuerpos dispersos
¿Por qué? Saga conocida como Mundo-Río, su protagonista es Sir Richard Francis Burton (en la secuela es el mismísimo Mark Twain conduciendo un barco fluvial tipo Mississipi). Después de su muerte despierta en un planeta surcado por un río serpenteante, junto con toda la colección de hombres y mujeres muertos antes de 1984. ¡Todos! El objetivo de todos ellos será alcanzar las fuentes del río y descubrir qué demonios hacen allí.
Mención especial: La guerra de los mercaderes
Márketing-ficción. A los hombres se les somete a un proceso de adicción artificial a bebidas refrescantes para que consuman. ¿ficción o videncia?

¿Por qué tiene que acabar así? Maldito Heinlein... La muerte de uno de sus personajes (no voy a decir cuál, obviamente) casi me hizo llorar. Sentí un hueco enorme en el medio del corazón.

-La más divertida: Matadero cinco
Sí, ya sé que habla del bombardeo de Dresde, pero es que su personaje está tan exageradamente zumbado... Un tipo que se da un golpe en la cabeza empieza a decir que puede viajar al pasado y al futuro, y que además los extraterrestres le abducieron. Tratando de hacerle entrar en razón, su hija le pregunta que por qué no lo había dicho antes del golpe en la cabeza, y él dice sencillamente "el mundo aún no estaba preparado". Pero lo más graci
oso del libro, y esto es una crueldad, es el diálogo que tiene con un prisionero inglés de guerra en el '45, que le dice que tiene mucha suerte por ir a Dresde, ya que es una ciudad muy bonita y seguro que no es bombardeada.
Mención especial: Bill el héroe galáctico
De las pocas novelas de ciencia ficción abiertamente humorísticas.

-El mejor postapocalipsis: El día de los trífidos
Los trífidos, grandísima cosa. Una especie de girasoles que se comen a la gente, en un mundo de pobres cegados. Os lo digo así, en toda mi vida no habría sido capaz de imaginar un apocalipsis tan descabellado, y a la vez, tan bien resuelto.
Mención especial: Campo de batalla: la Tierra
Si conseguís olvidaros por un momento de la espantosa película, el libro es muy curioso. Por ahí he leído que el autor lo escribió todo del tirón, utilizando dos máquinas de escribir Underwood. Mientras una estaba en el taller, escribía compulsivamente con la otra, hasta que se rompía. La llevaba al taller, se traía la otra a su casa, y así sucesivamente.

-La mejor trama: La Fundación
¿Por qué? Sheldon, ese gran científico inventor de la psicohistoria, predice el final del invento y funda la Fundación, valga la redundancia. Mediante esta fundación, pretende acelerar la llegada del siguiente imperio. Millones de años de trama perfectamente tejida hasta la consecución de este imperio.
Mención especial: Estrella doble
Otro clásico de Heinlein. La trama, perfectamente sencilla, es apta para todos los lectores, incluidos los que no suelen degustar la ciencia ficción. Un gran libro para iniciarse.

-La más incoherente: Laberinto de muerte
En realidad casi cualquiera de Dick valdría: ¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas?, Valis, etc. Laberinto de perdición simplemente da un paso más allá en cuanto al absurdo vital de este hombre. Poco conocida pero muy recomendable.

-El mejor personaje: Hijos de Matusalén
Lazarus Long, alter ego literario de Heinlein, un hombre dotado de un gen que le proporciona la inmortalidad. En este libro tiene más de doscientos años y lidera una expedición con su familia de más de cien mil miembros a las estrellas. En el siguiente, Tiempo para amar, casi tres mil, y sus descendientes tratan de buscarle algún entretenimiento que no haya probado ya, entre orgía y orgía. Mi libro favorito. Anarquista libertario, individualista, pionero, partidario del sexo libre, del incesto y además pelirrojo, Lazarus Long es el anciano que todos querríamos llegar a ser.
Mención especial: Las estrellas, mi destino
Reescritura de El conde de Montecristo, con una excepción: este tiene un tigre tatuado en la cara con una tinta especial, y cada vez que se enfada, aparece el tigre.

Lazarus Long en Tiempo para amar

-El mejor viaje espacial: 2001, odisea en el espacio
¿Qué decir de este libro? ¿Qué decir de HAL? El que no sepa de qué hablo, que se la lea inmediatamente.

-La mejor historia de amor: Pórtico
Encontrar los restos de una civilización extinguida, un millón de créditos. Montarse en una de sus naves, cien millones de créditos. Dejar a tu novia atrapada en un agujero negro y que para ti pasen veinte años por cada segundo que trascurre para ella, no tiene precio.
El amor es la última revolución.

-La más poética: Fahrenheit 451
Pocos libros poéticos de ciencia ficción, igual que pocos libros humorísticos. Pero sin duda Bradbury es uno de esos escritores. Al igual sucede con Crónicas Marcianas. Curiosamente Isaac Asimov escribía en sus memorias que Bradbury era un escritor absolutamente opuesto a él, que era más mundano y decimonónico (así decía él...).



Siguiendo con el tema, me gustaría arriesgarme un poco más, y poner la lista de los cinco escritores de ciencia ficción que más me gustan. Allá va...
  1. Robert A. Heinlein
  2. Philip K. Dick
  3. Orson Scott Card
  4. Isaac Asimov
  5. Frederik Pohl
Habrá gente que eche de menos algunos grandes clásicos. Dune, por ejemplo. No he leído Dune, lo siento. Una tarde en la que tenía una de esas resacas en las que piensas que vas a morir me puse Dune para pasar el rato. Quise morir de verdad, y cada vez que veo las novelas me vuelve la misma sensación.
La Guía del autoestopista galáctico. En principio fue un programa de radio, y tengo como norma no leer nunca adaptaciones.
Neuromante y Mundo Anillo, son dos libros que parecen muy buenos pero aún no he leído. Para ellos no tengo excusa. Los demás clásicos creo que los he leído todos, pero no había espacio para ellos en un decálogo.


Por último, aprovechando que soy o he sido profe de literatura, he colocado unos cuantos libros en pdf en el primer comentario, con fines educativos. Ya sabéis, no los descarguéis, que es ilegal. O si lo hacéis, hacedlo antes de que la ley Sinde se apruebe.

Lo que hizo hoy mi jefe

domingo, 19 de diciembre de 2010
...sé que el título del artículo promete, así los que esperéis unas líneas de ataque cruel y descarnadas, no sigáis leyendo. Voy a contarlo en orden cronológico.

Ayer por la mañana llegué al restaurante a la hora habitual, las 12 del mediodía. Pacté con K. que ella, en compensación por las putadas sufridas, entrase dos horas más tarde. Así que, tras llegar me puse a mis quehaceres habituales. AL rato de estar dedicado a ello llegó otra de las jefas, y es que en este sitio, queridos lectores, hay más capitanes que soldados (malo cuando las "cabezas pensantes" son más que las manos obrantes). Dicha tipa, de quien espero escribir en unos...15 días a los sumo, preguntó, ofuscada y con indignación que "dónde coño se había metido K." Yo soy un mindundi, pero ante todo, doy la cara por aquellos que lo merecen cuando lo merecen. Así que educadamente le expliqué lo que había pasado el día anterior, y la mujerzuela se calmó.

K. entró a la hora que pactamos. Cuando le pregunté que qué tal acabó, me dijo que lo hizo a las 3.30 de la madrugada. Vaya vaya...y que, cuando lo hizo, mi otro jefe (el Jefazo) le dijo que "se tomase lo que quisiera y saliese un rato a bailar" ... ... ... ... Pocas veces quedo en estado catatónico, pero ayer me pasó. Increíble que a una persona que lleva trabajando 16 horas seguidas le digan que se tome algo y disfruta de la fiesta...que luego ella tiene que limpiar. La chica, por hastío, cansancio físico, estarhastalapolla, dijo educadamente que se iba a su casa.

Hasta aquí lo malo. ¿Lo bueno? ¿Lo que me hace no vomitar palabras desde el rencor y la indignación? Pues que hoy, a las mismas horas de ayer, liada la que se lió, mi jefe bajó de su pedestal y se dedicó a ayudar a K. en la limpieza de platos, vasos, bandejas y otras mierdas. Un tanto a favor de su humanidad. Otro cuando yo mismo vi, con mis preciosos ojitos azules cómo el tío se dedicaba a llevar copas a otro sitio para que las limpiase otro y no K. (a quien NO le corresponde, como no me corresponde hacerlo a mí). Mi jefe se portó, además, dándonos ánimos y cuidando pequeños detalles, como cubrir el suelo mojado de agua engrasada para que no nos matasemos yendo de un sitio a otro.

Eso, y haber salido antes hoy, han evitado unas palabras escritas desde la cólera...pero tranquilos, que mi diario de mozo de cocina frustrado, seguirá adelante...sólo dadme unos días más de puteamiento y veréis.

Debo aclarar, sin embargo, que no todo el monte es orégano, y el hermano de mi jefe (más capitanes que soldados, remember) le dijo que "se dejase de ayudar a la cocina" y fuese a invitar a no sé qué desgraciados a cava. Éste también será blanco de mis iras. Sólo hay que esperar.

Re-volviendo al marxismo

sábado, 18 de diciembre de 2010
En mi juventud fui el perfecto marxista-leninista. Me lei el Manifiesto a los 15 y textos de Lenin como el Qué hacer un par de años más tarde. Estaba motivado. Pero supe que esta doctrina se basaba en el dogma de que el Ser Humano es bueno y honrado. A medida que me fui haciendo adulto, fui teniendo problemas de adulto (más prácticos y realistas que la teoría marxista) y mi fe en la humanidad fue decayendo de manera estrepitosa. Hasta el día de hoy (o estos días más bien) me consideraba un tipo de centro. O todo "del centro" que uno puede ser cuando es muy progresista en material social pero muy conservador en teoría política pura (cosas de mi país...)

Estos días, sin embargo, he empezado a trabajar como mozo de cocina en un restaurante. No me avergüenzo, ni mucho menos, pues me gano mi jornal sobradamente y de manera honrada. De esto ya hablaremos en otras ocasiones, además de las vivencias que mi nuevo trabajo me depara. No me lío más, voy al grano.

No me importa trabajar como un hijo de puta y quedarme sin vida (de la social ni hablemos) lo que sí que me jode, son cosas que veo día a día, Hablaré hoy de una compañera porque, o hablo, o me voy a ponerle bombas al BBVA (por empezar con alguien vaya). No daré ningún dato que pueda identificar a mi compañera, ni hablaré de sus circunstancias personales para no dar emotividad al asunto. Hablaré sólo de hechos, no de emociones. Mi compañera es ecuatoriana, se la llamaré K, ¿ok?

K está en este restaurante desde que empezó su andadura allá por el 26 de noviembre. ¡Cáspita! casi un mes...22 días me salen de cuenta hasta hoy (no he mirado el calendario). Bien. En esos 22 días HA LIBRADO uno sólo... jodido, ¿no?. Los otros 21 ha entrado a las 12 de la mañana y ha salido a las 12 de la noche. Jornada laboral de 12 horas, ¿veis por dónde van los tiros?. Todo ese tiempo ha estado supuestamente "de prueba", y por supuesto, sin contrato. Y son 12 horas en las que apenas va al baño la muchacha. Bien. Yo empecé en este sitio hará 4 días, y en ese tiempo, he visto que el mayor terror que K tiene es a perder su trabajo. Y es que realmente lo necesita. Tenía miedo porque no tenía contrato y si la echaban, a ver cómo demuestra que ha trabajado ese tiempo allí, a ver cómo cobra lo que se la debe y... todo esto suponiendo que tenga tiempo (por las mismas circunstancias personales que omito, diré que no lo tiene); dinero (no lo tiene) y ganas para andar con demandas. Bien.

Hoy le han dado su contrato para que lo firmase, a una hora en la que, literalmente, no se puede parar, porque el trabajo se acumula de manera titánica. La chica, sin tiempo, y confiando en esa buena fe en la humanidad que yo perdí hace eones, lo ha firmado casi sin leer. No lo ha hecho, aparte de porque tenía mil tareas acumuladas, por no querer darle al jefe la impresión de que "se lo pensaría". Mal hecho, lo ha firmado. ¿Qué ha firmado, queridos lectores? Un contrato que dice que tiene una jornada laboral de 20 horas a la semana. Quicir, 4 al día. K trabaja 12 horas de lunes a jueves, en viernes, sábados y domingos, su jornada laboral se prolonga a las 16-18 horas al día. Y no exagero eh, que un menda, con su mismo puesto, ha estado hoy 14.

Se me ha caído el alma a los pies cuando la chica, cuando ha tenido tiempo, ha leído lo firmado y visto que trabaja 4 horas al día... es decir, las otras 8 se las racanean o se las meten como horas extras. Cuando lo ha visto, se ha derrumbado, literalmente, puesto a llorar y venido mil demonios a la cabeza, temiendo que esas horas no se las vayan a pagar. Eso es un problema, porque nadie trabaja 80 horas a la semana por 800 euros. Es otro problema, a la hora de cotizar a nuestra querida SS, que le pongan que su jornada es de 4; no cotiza lo mismo ni adquiere los mismos derechos que con un contrato de 40 semanales, "como debería tener". Bien.

Hoy, al irnos, al cerrar la cocina y tener que limpiar todo: pilas, vajilla, suelos...ha empezado una fiesta en el local, lo que ha supuesto una entrada masiva de copas bebidas por gentuza que no merece ni medio gramo del oxígeno que respira. Las copas que iban trayendo pertenecían a la barra: la misma que las sirve las tiene que limpiar. Pero los jefes le han dicho a K que tenía que hacerlo ella. A mí, que estoy en su mismo puesto, no me han dicho nada, no sé si porque veían que mi amada cara de asesino loco empezaba a salirme del alma. La chica, compungida por el contrato firmado y... acojonada por no dar un "disgusto" a los jefes, ha accedido a limpiarlas. 300 personas beben a un ritmo superior de lo que una persona pueda emplear en limpiar su mierda, así que K se ha quedado allí, en las mazmorras del restaurante (ahora discoteca) limpiando, por un sueldo que aún no conoce, echando unas horas que no sabe si le pagarán, ni a cuanto, y cansada tras entrar a las 12 de la mañana...
¿Hay derecho a esto?¿Acaso una persona, por ser mujer, o de otro país, tiene que tragar con eso?¿Qué pasa en la mente de su jefe, que es el mío? ¿Piensa realmente que la esclavitud formal no se abolió en España a mediados del XIX? ¿Qué demonios le pasa al mundo por la cabeza? Yo, por vivir en una localidad sin transporte a esas horas, no he podido quedarme a ayudarla, aunque lo he hecho hasta que mis compañeros casi me sacan de la cocina a ostias y tras haberme cambiado y estar incluso con la cazadora puesta para irme...Mañana yo entraré dos horas antes, para que ella pueda dormir algo más. Pero no creo que ella duerma mucho hoy; de puro cansancio y de preocupación por el contrato que ha firmado sin leer, porque... ¡no podía hacerlo, no tenía tiempo ni valor para ello!

Hoy se habrá hecho una caja que estimamos todos en unos 10.000 euros, pero K no sabe si le llegarán a mal pagar los 800 que cobre... o lo que le corresponda por esas 20 horas firmadas. Yo he visto muchos cuadros humanos en mis 26 añitos, de los cuales, los últimos 8 he dedicado a mi plena supervivencia. Hacía tiempo que no sentía tanta rabia e indignación por una persona. Ni tanta lástima ni pena tampoco.

Mientras tanto, nuestros amados gobernantes, estatales, autonómicos, municipales, se mesan las barbas y tiran trastos mediáticos. Mientras tanto, el empresario, ese ser vil y terrible, campa a sus anchas por este mundo que es el nuestro. El que era nuestro, el que hemos perdido y el que K nunca ha conocido, ni conocerá. Pensemos todos en ello, pensemos. Yo no creo que pueda dormir de pura rabia (y he currado hoy 14 horitas eh).

Adicciones

domingo, 12 de diciembre de 2010
No tengo ninguna relación con X. Me siento normal.
Tomo/Ejecuto X. Me siento bien con ello.
Tomo/Ejecuto X cada vez con mayor frecuencia, porque me siento bien con ello.
Trato de no tomar/ejecutar X. Me siento mal.
Tomo/Ejecuto X. Me siento normal, lo cual, es un alivio.
Cada vez necesito tomar/ejecutar más X para poder sentirme normal. Lo cual, es una putada.
Me he convertido en un esclavo de X. Estoy jodido.

Un coctelcito de buena mañana para bajar la resaca...

Cronología de una adicción cualquiera. X pueden ser drogas, incluyendo café, alcohol y tabaco, sexo y pornografía, jugar a las tragaperras, parejas dominantes, robar, mentir, internet, videojuegos, alimentos, ganar, golpearse la cabeza contra la pared... etcétera, se puede ser adicto a MUCHAS COSAS. Si me pusiera ya concretamente con los tipos de drogas y el sexo y sus parafilias, podría seguir un rato más.
Pero paso, por ahora. Creo que queda claro el concepto.
¿Y qué tendrá que ver, puede preguntarse el lector, que me esnife dos gramos de coca por la mañanita para sentirme persona con que me tire 8 horas al día mirando porno?
Todo es parte de lo mismo. Pinceladas "basiquísimas" (y puede que equivocadas, mi memoria no es lo que era):

Nuestra amiga, la dopamina, y nuestro gran coleguita, el núcleo accumbens, son los culpables. Todo tipo de sustancia o actividad "precursora" de adicción en un cerebro humano producirá un aumento en la producción de dopamina en dicho centro. Si aumentamos el nivel de ese neurotransmisor durante mucho tiempo, nuestro cuerpo, que es sabio, reaccionará tratando de volver a alcanzar los niveles normales a base de reducir los receptores de dopamina de nuestro cerebrito.
¿Qué ocurre entonces cuando dejamos nuestro objeto de adicción de golpe? que de repente nos vemos con unos niveles anormalmente bajos de tal sustancia, ya que tito accumbens se ha acostumbrado a la estimulación externa para currar, y... no lo toleramos.
A ello podemos unirle el que, por medio de un condicionamiento de lo más guay y básico, todo aquello que nos recuerde a la sustancia o actividad adictiva va a hacer que en ese momento nuestro cuerpo nos diga "OYE, QUE ME TIENES QUE DAR DE ESO!" y... ya la hemos liado.

Lector, querido lector, yo he sufrido en mis carnes tal castigo (no diré de qué se trataba, obviamente, no soy gilipollas). No a un nivel exagerado, ni que me acarreara un problema, pero conozco esa sensación de angustia interna en la que por atisbar un determinado estímulo mi mente sabía que no debía hacer algo y mi cuerpo me empujaba a ello.
En mi caso no llegaba a una adicción, pero aún así, me sirvió para comprender por qué en ocasiones es tan difícil dejar de hacer algo que "nos gusta", aunque sepamos que no nos conviene, o, al menos, que no es algo que racionalmente elijamos hacer.

Porque es mentira, llega un punto en que no podemos decir que nos guste, sino que lo ansiamos, lo necesitamos, lo deseamos a muerte. Seguro que gran parte de los que se pasen por aquí han sentido lo mismo alguna vez.
Por las mañanas necesito un café para estar despierto. ¿Habéis leído bien? NECESITO UN CAFÉ PARA ESTAR DESPIERTO. Menuda cagada. A mí antes de probar el café eso no me pasaba. O los fumadores que se echan su piti mientras toman ese mismo café o después de haber jodido (perdón, hecho el amor). ¿Hasta qué punto es una elección meditada? Ya lo digo yo, no lo es, lo haces, primero, porque en su momento aprendiste que en esos contextos es habitual llevar a cabo tal conducta, y segundo, porque si ahora no lo haces te poner nervioso. Nervioso, por no meterse nicotina en el cuerpo, TÓCATE LOS COJONES.

Somos seres débiles, esa es la cruenta realidad. En el mejor de los casos, ante esa sensación nos permitimos "pecar" y damos rienda suelta a nuestros más bajos instintos sabiendo que, bueno, quizá no es lo que más nos convenga, pero aún así, como generalmente somos buenos siervos de Dios, nos lo permitimos. En el peor, nos autojustificaremos a base de capas de ignorancia supina y dañina por no ser capaces de llegar a lo anterior o por querer de pura vergüenza meterlo en el rincón más profundo de nuestras pútridas y ponzoñosas almas.
Pero, en el fondo, en el más avergonzante fondo, todo se reduce a una elección que tenemos que hacer. Pasarlas putas voluntariamente, evitar todo aquello que nos recuerde a nuestro Eros-Thánatos particular una buena temporadita, apretar los dientes y el culo y... rezar para que todo pase pronto y podamos volver a levantarnos tras haber pasado una época cuadrúpeda innecesaria por un innecesario escarceo con algo que nos va a haber hecho más mal que bien.

O eso o dejarse llevar, que también es una opción. No hay que olvidarlo.

Nuevas formas de familia: poliandrias y familias lineares

jueves, 9 de diciembre de 2010

Acabo de volver de unas vacaciones. Mis fans, si es que los tengo, me habrán echado de menos, lo mismo que yo a ellos. Para calmar tal aflicción he estado leyendo compulsivamente novelas de ciencia ficción de la "edad de oro", generalmente Asimov y Heinlein, y he descubierto, no sin cierto placer, que el último está llenito de ideas que revolverían el estómago de Ana Botella.
¿Recordáis cuando dijo, acerca del matrimonio homosexual, que no se pueden sumar peras y manzanas? ¿No os pareció una soberana gilipollez?
Pues bien, dijo algo que tuvo cierto sentido, aunque no en la dirección que ella pretendía. Me parece recordar que dijo algo así como que lo siguiente va a ser legalizar un matrimonio entre padre e hija o de un menage-à-trois. Yo pensé... bueno, ¿y por qué no? ¿Por qué esta mujer tiene que legislar sobre si yo me meto en la cama con mi hija o con los dos maromos que escriben en este blog (dios no lo quiera)? La idea no es nueva. De hecho debe ser vieja como el hombre... hoy vamos a ver dos formas de relación matrimonial de las que hablamos poco a menudo. la poliandria y las familias lineares. Empezaremos por el más fácil de comprender.
Poliandria: del griego poli, varios, y andros, hombre. Más conocido es su antónimo, poliginia. Ambos son versiones de poligamia, es decir, una persona casada con varias. En este caso, por si no lo habéis adivinado ya, una mujer casada con varios hombres. ¡Toma, toma!
La poliandria es útil en los casos en los que una sociedad, por algún motivo, carece de muchas mujeres. Pongamos por caso un asentamiento de colonización, como es el caso de las novelas de Heinlein. Se me ocurren otros: un ejército, una mina, o la sociedad resultante de una guerra a muerte entre mujeres por luchas en el barro. Vale, esto último es una fantasía mía, pero creo que se entiende.
¿Problemas posibles? Más que nada, imagino que los hombres no seríamos capaces de controlar nuestros irreprimibles instintos de posesión por las mujeres, y las luchas a muerte entre hombres acabarían convirtiendo, por pura selección natural, la poliandria en una monogamia. En otras palabras, nos mataríamos entre nosotros.
¿Ventajas? Además de la obvia ventaja de la diversidad genética, la poliandria ofrece ventajas en cuanto a protección de los hijos y sustento de la familia. Además, en una sociedad con pocas mujeres, todos tocaríamos a algo, aunque fuese compartido.
Ya sabéis, como dicen en inglés... to share is to care.

Poliandria clásica

La familia linear, o matrimonio grupal, es un poco más complicado. A la vez es más sencillo: es un montón de gente casada entre sí, compartiendo la responsabilidad de los hijos del grupo. Varias mujeres acostándose con varios hombres, y cada hijo que tienen es tratado por cada hombre (y por cada mujer), como hijo propio, porque en cierta manera lo es.
El matrimonio linear es un tema fundamental en La Luna es una cruel amante, de Heinlein, uno de los libros que me he estado leyendo. Me di cuenta de que solo es posible en un mundo habitado por gente muy desinteresada y civilizada... y, bueno, para saber cómo es nuestro mundo solo tenéis que leer la primera página de cualquier periódico.
¿Problemas? Que uno no reconozca los hijos de los demás como propios. Especialmente en el caso de las mujeres: un hombre puede tener dudas sobre su paternidad, pero una mujer sabe perfectamente cuál hijo ha parido ella y cuál no. Otro problema que veo es que una pareja se quiera separar del grupo, o que a un individuo no le apetezca especialmente acostarse con algún miembro concreto del grupo. ¡Pero esas cosas se avisan antes! Si os metéis en una familia linear, no digáis que no sabíais que os teníais que acostar con ese señor con bigote.
Pero el verdadero inconveniente que le veo a esto, es que si en la sociedad actual la gente apenas es capaz de lidiar con su pareja, no están como para soportar a toda una caterva de maridos... hacen falta muchos más muebles en la cabeza.
¿Ventajas? Otra vez la diversidad genética, y la protección de los hijos. Esta forma de familia además proporciona bastante más posibilidades en la cama que el típico esquema tête-a-tête. En otras palabras, si uno se cansa de una pareja, se va con otra y siempre le queda la oportunidad de volver con la primera cuando le plazca. Todos viven mucho más tranquis.
La diferencia entre el matrimonio grupal clásico y la familia linear de Heinlein es que la familia linear va añadiendo nuevos miembros a su línea, de tal manera que el matrimonio nunca acaba porque a medida que va perdiendo a sus miembros más viejos, incorpora elementos jóvenes. Eso sí que le rechinaría a algunos.

Sinceramente, de estas dos formas de convivencia, con la que me quedaría sería con el matrimonio grupal, aunque no sé si sería capaz de llevarlo con naturalidad, al menos al principio. Aunque no me digáis que no tiene su gracia.
Eso sí, si la Botella lee esto, va a tener pesadillas el resto de su vida.

Nota: Heinlein tuvo dos matrimonios, consecutivos. Es decir, se casó y se divorció, y se volvió a casar. Asimov cuenta en su autobiografía que la primera mujer de Heinlein era progresista y liberal, y que Heinlein, que tenía poco carácter, se vio muy impregnado de toda su filosofía. Supongo que de ahí le viene todo este asunto de las familias. Sin embargo, su segunda mujer era muy conservadora. Asimov cuenta que con esta mujer le sucedió lo mismo, y se pasó al lado oscuro de la vida. Que se sepa, nunca formó parte de ninguno de las formas matrimoniales aquí descritas.

Corticos patrios

lunes, 15 de noviembre de 2010
Vaya, va a ser que estamos audiovisuales últimamente. Eso y que uno anda por Argentina, el otro liado de la leche, la otra chapando y currando y el otro... este último otro que soy yo, pues hago también como que trabajo y estudio.
Volveremos con fuerza, no lo duden. No es por falta de material, si no de tiempo... material. Dejo estos cortos como mala paja del lector de este blog, cortesía de la página Las horas perdidas. Disfruten... o no.


CINESPAÑOL



LUNA DI MIELE, LUNA DI SANGUE VII



UN NOVIO DE MIERDA



BRUTAL RELAX



EL ATAQUE DE LOS ROBOTS DE NEBULOSA-5



Y éste no es patrio, pero es que tengo que meterlo:
THE HORRIBLY SLOW MURDERER WITH THE EXTREMELY INEFFICIENT WEAPON

Openings

miércoles, 3 de noviembre de 2010
Inicio-Desarrollo-Final
Nos centraremos aquí en la primera, bueno, en parte de la primera. Me referiré más concretamente a la primeras escenas. Seamos laxos. Igual confundo "primera escena" con "títulos de crédito" o "presentación". Me da igual.
En ocasiones esta parte se convierte en fundamental para que decidamos si mantener o no nuestra atención sobre la obra elegida.
Me centraré en una serie de directores, o incluso simplemente en algún film de alguno de ellos, los cuales, por una u otra razón, considero han dado un trato especial a las primeras escenas en sus películas.
La naturaleza de esta entrada es totalmente subjetiva. Ni son las mejores introducciones, ni los mejores directores ni... lo que sea. Pero a mí me han gustado, y eso me vale.

Quentin Tarantino
Otra cosa no, pero este señor tiene unas primeras escenas acojonantes, siendo además uno de los directores fetiche de los miembros de este blog. En ellas, Tarantino, siendo fiel a su estilo, suele presentar la naturaleza de algunos de sus personajes (en ocasiones no podemos hablar de protagonistas claros), estableciendo a su vez desde el inicio un fuerte ritmo. También es común su juego con los tiempos, pudiendo la intro ser un momento del pasado (Malditos Bastardos), de un presente a desarrollar posteriormente (Pulp Fiction o Kill Bill) o, incluso, un espacio nexo entre pasado y futuro sin ser concretamente ningún punto importante posteriormente en la película (Resevoir Dogs).
Tres ejemplos (el primero recortado, qué remedio...):








Lars Von Trier
No he visualizado toda la obra de Von Trier, por lo que, para no quedar como un imbécil, me ceñiré a su última película: Antichrist. Adorado por el gafapastismo extremo, uno de los padres del movimiento Dogma, denostado por su marcada actitud misógina, y parodiado por los muchachos de La Hora Chanante/Muchachada Nui, este tío, a mi parecer, consigue en la intro de esta película el nivel de tensión adecuado para iniciar lo que luego será la montaña rusa (con mareos incluidos) que espera al pobre visor del resto de la historia. No voy a desvelar detalles, sólo diré que trata de un psicólogo que se mete a hacer terapia de inundación con su mujer y no le sale demasiado bien.
Vean (perdón por la pésima calidad del vídeo, pero como se ve una teta, youtube ha retirado el que quería poner):



Al ritmo de Lascia ch'io pianga uno salta mejor


Stanley Kubrick
Otro grande de esto, otro tipo peculiar. ¿Quién no recuerda el primer plano y la musiquilla de 2001 Odisea en el espacio, o el viaje a la perdición de ese coche en El Resplandor?, estas últimas breves pero impactantes. La Naranja Mecánica es otra de corta duración, pero que impresiona ya desde ese momento (jodidos drugos). La Chaqueta Metálica se extiende más, presentándonos a los diferentes reclutas y el peculiar ambiente en el que "se crían"; si bien podríamos incluso contar con que los primeros 40 minutos son "primera escena". En Lolita Kubrick se saca la introducción de sus santos cojones, lo cual es desvirtuar un poquito el libro de Nabokov, pero al bueno de Stanley siempre le ha importado poco lo que pudieran pensar los creadores de sus adaptaciones.
Otros dos:






Woody Allen
Y con este simpático señorete termino. A lo largo de su basta filmografía, con películas más brillantes y otras menos, ha podido verse en varias de ellas un nexo común: el monólogo. Más concreto y aislado, o formando parte de un contexto concreto, no es raro que uno de los personajes de su película, o él mismo, se suelte con una bonita parrafada en los primeros segundos del film.
También confieso que no me he visto las tropecientas películas de Woody, así que si me equivocara en esta apreciación, pues agradeceré la corrección.
Terminamos con sus correspondientes dos vídeos:






Desde luego, no los primeros minutos de una película van a ser siempre fiel reflejo de cómo va a ser ésta en su totalidad, no quiero dar a entender eso. Pero en múltiples ocasiones ha sucedido que alguien ha dejado de leer un libro, o ver una película, o seguir una serie, por sus comienzos, lo cual puede ser un tremendo error, ya que a veces simplemente pueden tardar en arrancar.
Pero vaya, que creo que los directores que he escogido, o algunas de sus obras al menos, sí consiguen enganchar al público en ocasiones desde el segundo 1 de la proyección, lo cual tiene un mérito enorme, y así he querido reconocérselo.

Es oficial: se nos ha ido la olla

miércoles, 27 de octubre de 2010
Ya sospechaba algo, pero estos últimos días, he acabado de convencerme: nos hemos vuelto gilipollas.

Si no, no acabo de explicarme cómo ha pasado esto:



Ya me pareció una chorrada en su día, que un pulpo tuviese todo ese seguimiento mediático por sus "predicciones". Yo cuando lo vi por primera vez, lo que pensé fue: "Joder!!qué rico estaría éste a la gallega". E incrédula de mí, sospechaba que todo el mundo pensaba lo mismo. Obviamente, volví a fallar. Pero ya, la que se está montando, es de escándalo. Telediarios que lo mencionan en sus titulares (el de tve, sin ir más lejos), páginas en facebook sobre su vida, predicciones y muerte, noticias a toda página de su fallecimiento...en fin, llamadme loca, pero...¡ES UN PUÑETERO PULPO! ¡se cocinan a diario miles como ese en España!

Podría entrar a enumerar la cantidad de cosas importantes que deberían sustituir a las del pulpo en las noticias, pero no quiero caer en un discurso populista y probablemente inútil para aquellos que le conceden tanta importancia al cefalópodo, pero creo que con todo lo relacionado con el fútbol, nos estamos columpiando.

Pregunta para premio: ¿Alguien sabe (sin buscarlo) el nombre de algún Premio Príncipe de Asturias, que no sea de los ganadores del Mundial?

Una fotito de nuestro héroe.


¡Te puede pasar a ti!

martes, 26 de octubre de 2010

¿Sabéis aquel momento de la semana que es el domingo, rancio por antonomasia, y en el que a uno le apetece, a la vez, salir de esa monotonía como sea; no hacer nada para ello? Pues a veces sucede, querido lector, que el kharma, el destino...o no sé cómo llamarlo para no referirme a ello como "cúmulo de gilipolleces y casualidades" pueden impedir que todo lo que tú hayas hecho para vencer a la apatía dominical, se vaya al garete. Os cuento.

Este domingo pasado me las prometía yo muy ufano. Había quedado con una chica de la facultad con la que me llevo bastante bien. Ella es bastante animada y hacía tiempo que no la veía, así que pensé que si alguien pudiese vencer al miasma de aburrimiento, sería ella. Eso y que me apetecía verla y el plan no pintaba mal. La llamaremos C.

Vivir en la era digital es, en realidad, una terrible ventaja pragmática y yo soy de los que piensan que en el plano individual y mundano, eso de los móviles es un avance increíble. Permiten, como hubiese pasado ese día, que yo quedase con C. y nos echásemos unas risas y unos buenos momentos. Y parecía que sería así cuando recibí un mensaje claro y taxativo de ella: "hola! a tal hora en tal sitio" como quien dice...

Mi amigo Dain podrá decirme que se trata de déficit de atención y que soy gilipollas, pero me suele ocurrir que cuando recibo una información escrita u oral a la que considero fácil de retener, suelo prestarle, por el contrario, muy poca atención (factor de gilipollez número 1) para ello. En la práctica: un "montón" de cosas tontas (horas y sitios concretos) se me van de la cabeza bastante frecuentemente. Recibo el sms, lo leo, y pienso "ok...a seguir jugando al ordena". Hasta ahí bien.

Llega la hora de marcharme y comienzo a ponerme accesorios, como el Burro Tozudo: mp3, llaves, cartera, dinero, abono, chicles...todo bien...así que salgo de mi casa y acudo a la cita. Cuál es mi sorpresa cuando yendo camino a la estación de Fuenlabrada, me percato de que no tengo el móvil..."vaya!, tampoco lo necesito", pienso, "sé dónde y cuándo he quedado". (factor de gilipollez número 2).

Me bajo en Nuevos Ministerios y decido dar un paseo hasta el lugar donde he quedado, a unos 15 min. Como me gusta andar, me planifiqué una ruta sencillita para ir al lugar: bajar Castellana abajo hasta que vea el Metro. Bien, bajo pero, mi aburrimiento por lo andado me hacen preguntar a un grupo de pijos autóctonos, quienes, muy amablemente, me sacan del camino que yo me había trazado mentalmente. Y yo voy, y me salgo. (factor de gilipollez número 3).

La gran pericia de esos simpáticos vecinos y la mía para seguir instrucciones de cómo llegar a los sitios, hacen que esté en el lugar donde había quedado y cuando había quedado. Así que espero. Esperar es una cosa que se me da muy mal y que me aburre mucho. Soy bastante impaciente e iba viendo cómo volaban los minutos. C. no es impuntual, así que me olía que algo pasaba...peeeero, no tenía el móvil para echar mano de él y saber qué.

Además, esperar en una zona pija de la leche cuando las temperaturas bajan y anochece tampoco es plato de gusto. "¿Habremos quedado aquí? porque no veo más bocas de Metro....", continúo pensando..."Seguramente le haya pasado algo y como no tengo móvil, si me llama no me entero", concluyo. Así que estuve esperando como 45 min hasta que decidí que lo último era lo más probable. Bajo a Recoletos, me encapsulo en el tren y en 40 min estoy en casita.

Cuando llego, mi augusta madre me dice que C me ha llamado preguntando si me había pasado algo, pues le había dicho mi madre que para Madrid había salido. C me había llamado al móvil que imprudentemente me dejé en casa. Cuando la llamo, C me dice que había estado esperando en la boca de Metro que me decía en el sms (aquel cuya información no retuve...) unos 45 min, que me había llamado (pero no tenía el móvil) y que, la salida de Metro donde habíamos quedado no tenía pérdida...¡bajar Castellana abajo!

En definitiva: no os dejéis nunca el móvil un domingo por la tarde...corréis el riesgo de aburriros


La cara que se me quedó a mí cuando me di cuenta de las sinergias de mis tres factores de gilipollez combinados



WTF II!

domingo, 24 de octubre de 2010
Joder, hay veces en la vida en que a uno le entran ganas de arrancarse los ojos, troquelarse la lengua, golpearse el abdomen hasta escupir sangre, estampar su cabeza hasta el desmayo, y demás actividades autolesivas, e incluso autolíticas, por haberse expuesto a la visualización, ¡voluntaria!, de hechos que le han producido una impresión excesiva y significativamente perturbadora.
Ya me ocurrió hace unas semanas, en lo que creí un hecho aislado, con esto. Sobrecogedor, ¿verdad?
Pues lo de hoy es peor, mucho peor, y seguramente habrá más documentos audiovisuales sobrecogedores e infectos por las profundidades de ese basto e inescrutable océano llamado "youtube" . Es por ello que hemos decidido instaurar una sección especial en este blog, nada más y nada menos que los...

W(hat) T(he) F(uck)!

Ea pues, aquí tienen al causante de mi estupefacción mañanera... (no, no es la famosa versión de Ramoncín, aunque podría...) que lo disfruten:



Atentos al ya fallecido, RIP, Alfonso del Real en el minuto 1:20... inenarrable

Sexismo y MSN

viernes, 22 de octubre de 2010
Uno, a su edad, está ya acostumbrado a los más absurdos contenidos de esos canales de información mala y rápida que aparecen en el canal de msn. Muchos de ellos son curiosos como "¿Cómo acabaron los protagonistas de las series de tu infancia?" o "Partes de su cuerpo que aseguran los famosos". Algunos son hasta simpáticos y a veces los leo, por pura curiosidad. Cuál fue mi sorpresa el jueves pasado ante éste:


Sí, leéis bien, queridos lectores, MSN aconseja algo tan poco ético como moralmente reprobable que es el ligarte a tu propio jefe. El tema es algo nauseabundo porque, como habréis podido sufrir los que hayáis tenido una trepa en vuestro trabajo...¡esas cosas pasan realmente! Lo del listo o lista de la oficina que pretende mejorar su nómina y carrera a base de echarle callo a las rodillas es algo que no sólo pas a en las series y las pelis de las que habla el canal MSN. Ya está mal que en un contexto como el que estamos, plagado de injusticias laborales, haya personajes que se dediquen a esto, pero que se anime y de consejos desde un medio (que lo es) me parece lamentable. Y lo es no sólo porque sea asqueroso el hecho en sí sino porque además el enfoque es totalmente sexista. Vamos a ver:



Es lo que haría una persona normal...que quisiera zamparse a su jefe: al fin y al cabo, controlar los horarios de la gente es lo más normal del mundo...y claro, que vea que le echas tiempo al tema.



Otro gran consejo: gasta
tu tiempo y el de tu superior en zorrear un rato...aunque no debas hacerlo ("aunque sepas perfectamente cómo hacer una tarea..."). Al final...el roce hace el cariño, como dice ahí.






Buen consejo dado esta vez...pero que busca un mal fin. Buen intento, canal MSN, pero no nos la pegas.





Efectivamente, lo cortés no quita lo valiente, que dice el dicho. El querer acabar lamiendo genital de un superior no evita que puedas ser un buen compañero...y si el resto son como quien vaya a emplearse en llevar a la práctica sus consejos...puedes ser mejor compañero aún (y subordinado) y llevarte en tanga a la gente al despacho. Las orgías y tríos suelen gustar. Por cierto, donde pone "dictador" debería decir "trepa".





EL texto lo dice todo...chicas, hay que enseñar tetas y culos para medrar, cosa que ninguno de vosotros sabíais...menos mal que estoy aquí para decíroslo...eso sí, si enseñáis culos y tetas procurar no ser fashion victims, que eso seguro que no gusta al jefe de turno.






Y si no queréis gastaros un dinero que aún no tenéis siempre podéis hacer que la copa a la que os invite salga del dinero de la empresa, como ya he visto yo en sitios en los que he estado. Al fin y al cabo es lo más normal porque "el trabajo impide que fructifique" el folleteo, mamoneos y los trapos sucios, dentro de un trabajo...o debería, vaya.




Éste es un consejo básico de seducción, vale para el jefe, esa chica nueva del grupo que tanto te gusta, el amigo de tu amigo que te acaban de presentar, etc. Menos mal que hacen referencia a ambos géneros mencionando a "é/ella"...lástima que las fotos anteriores de zorreo no vayan a la par.



En definitiva, todo muy sucio y oscuro. EL artículo es sexista por las imágenes que emplea, de mujeres sumisas zorreando y en actitudes provocativas. No se dice en ningún momento que el artículo vaya dedicado a hombres que quieran ligarse a sus jefas...pero tampoco yo, por ejemplo, como hombre, me di por aludido...Soy un tipo con una moral muy relativista pero esto me hizo vomitar un poquillo. Lo hizo porque además yo he visto como jefes rijosos y asquerosos les lanzaban indirectas afiladísimas a chicas que tenían la edad de mi hermana y menos. Y porque he sufrido a secretarias prostitutas que lo fueron, y han ido ascendiendo a puestos y sueldos que grandísimos profesionales en sitios que he estado no podrían ni soñar con tener, aun mereciéndolo.

Libros liberados

martes, 19 de octubre de 2010
Hoy escribo a favor de Gallardón. No, no me he vuelto loca, lo que quiero es "promocionar" una nueva iniciativa que ha tenido el Ayuntamiento de Madrid: la liberación de libros.

Se trata de un proyecto que empieza el 14 de noviembre y que consiste en registrar el libro que tú quieras aportar, ya sea porque te encanta o porque no lo quieres volver a ver, en una página web, para el día mencionado, dejarlo en el sitio público que tú prefieras (un banco, en el Metro, un buzón, etc.), con su correspondiente etiqueta, para que otra persona lo recoja y lo lea. Cuando esta persona acabe, lo volverá a dejar en otro lugar público, con la fecha y la hora del día que lo deposite, y así sucesivamente. De esta manera se crearía una cadena de libros, con el objetivo de empezar con 30.000 ejemplares.

También se puede encontrar un libro y leerlo sin necesidad de haber dejado tú uno previamente, sólo tienes que volver a dejarlo una vez hayas terminado y si tienes 5 minutos, registrarlo en la página web del proyecto, para que se sepa que ha sido encontrado y está siendo rotado. Además, si lo haces, por cada libro registrado, Mahou donará 3 euros para un proyecto de inserción laboral.

La idea me parece genial, de hecho yo ya me he apuntado para dejar uno el día 14. Ahora lo que queda ver es quién cumple las normas,y quién se atiene a la conocida picaresca española, para llevarse algún que otro ejemplar a casa. Espero que sean los menos.

Por si a alguien le interesa: La Mayor liberación de libros

El Insight

miércoles, 13 de octubre de 2010
El "insight", una de las características más apreciadas por un psicólogo. Cuando te viene un paciente con este aspecto muy desarrollado, puedes dar gracias al cielo. Este particular palabrejo viene a hacer referencia a, en castellano, la introspección, y con este otro término, bueno, con ambos, lo que realmente denominamos es la capacidad que tenemos las personas de relacionar los acontecimientos que nos ocurren en nuestro día a día con las fluctuaciones emocionales que experimentamos; la capacidad de "conectar con nuestro mundo interno" (no, con nuestros gases no, maldito humor escatológico...), de tomar conciencia de lo que nos pasa.

Parece fácil, ¿verdad? Los cojones. En el mejor de los casos, 1 de cada 5 pacientes es capaz de llevar a cabo este pequeño ejercicio de autoobservación. Y donde digo pacientes, ponga usted, querido lector, personas, porque por lo visto no es que sea la más frecuente de las bondades y virtudes del ser humano.
"¿Por qué crees que te encuentras mal?" - "No lo sé"
"¿Con qué podrías relacionar tu malestar?" - "No lo sé"
"¿Crees que el tener que cuidar todas las noches, en lugar de poder descansar tranquilamente, a tu abuelo con graves alteraciones del comportamiento y alucinaciones visuales con temática de negros siendo perseguidos por vaya usted a saber qué tipo de personas, puede tener algo que ver con que últimamente estés más desanimada?" - "No lo sé"

Jodidamente verídico. Yo alucinaba. Puede parecer una exageración, pero este tipo de "diálogos" son más habituales en consulta de lo que uno podría esperar. Perdón, "querría" esperar.
Pero no es algo por lo que culpar a nadie. Es simplemente cuestión de mentalizarse de algo, y es que nosotros no nos sentimos jodidos "porque sí", siempre será por algo que se nos pase por la puta cabeza, y si no, será orgánico y extirpable. Ante una misma situación, según como la interpretemos nos sentiremos de una u otra manera, y según qué conductas llevemos a cabo, el problema podrá acentuarse o agravarse. Normalmente se agrava.

La capacidad de insight es entrenable. En consulta es habitual que intentemos usar registros con los pacientes, los cuales vienen a ser herramientas que nos ayudan a clarificar lo que ocurre y a que el paciente "vaya entrando en vereda" con la idea. El registro estándar estará compuesto por 5 columnitas: hora/día - situación - pensamiento - emoción - conducta.
Todos los puntos están interrelacionados. Tocando uno, modificaremos el resto (bueno, quizá la hora y el día no sean tan importantes, aunque en ocasiones sí...). Puedes no tener capacidad de insight, pero practicando, y normalmente con algo de ayuda, poco a poco irás consiguiendo ver la luz; claro, salvo que lo que tengas en la cabeza sea cemento armado, que la pena es que ocurre más a menudo de lo deseable.

Invito al usuario de este blog a que si tiene un día más tristón de lo normal y no sabe por qué, o está más nervioso de lo habitual y no comprende el motivo, se tome unos minutos de reflexión para repasar qué le ha ido pasando últimamente, quizá valga con las últimas horas. Una sensación desagradable de nervios puede aparecer simplemente por haberse pegado un pequeño "sprint" para cruzar la calle y evitar un atropello. De recordar nuestro artículo sobre el amor, quizá podrá entender algo mejor este punto. Si estoy taquicárdico, sudoroso, y con una leve dificultad para respirar por haber hecho un esfuerzo físico, y no lo relaciono con ello sino que me empiezo a preocupar porque "algo me está pasando y no sé qué coño es", pues la hemos cagado. Hay gente que interpreta como algo grave los simples movimientos peristálticos del sistema digestivo y a urgencias que se va, temiendo lo peor; es casi lo mismo.
Ídem con la tristeza. A veces nos ocurren hechos objetivamente penosos por los cuales es normal estar triste. Y es algo que debemos ser capaces de "respetar"; según como seamos unas cosas nos sentarán peor, y, aún así, ocurren en nuestras vidas acontecimientos, como la muerte de un ser querido, ante los cuales no podemos poder querer ponernos alegres y de puta madre de golpe. Entre otras cosas, porque si uno lo consigue, estaremos hablando de un posible episodio maníaco...

El problema es que nos encanta sentirnos bien, y, por ende, no soportamos pasarlo mal. No solemos ser capaces de aceptar que podemos sentirnos fatal y que sea nuestra la mayor parte de responsabilidad de tal circunstancia. Es más sencillo refugiatrse en "ay, es que me viene la depresión", o "es que se me pone la ansiedad y no puedo"; achacarlo a entes externos que acuden a nuestro cuerpo de manera mágica y ante los cuales no podemos hacer otra cosa más que bajar la cabeza, estar jodidos, y resignarnos hasta que tal y como vinieron se vayan. Y si hay pastillica que tomar, pues a ella que voy cual lobo hambriento ante cervatillo desangrándose, pese a que "realmente" no la necesite.
De todos modos, éste sería otro tema a tratar en otra supuesta entrada. Por el momento sólo comentaré que en absoluto soy el típico psicólogo "antipastillero", y que en muchas ocasiones pueden resultar prácticamente indispensables.

Pero, lo dicho, hemos de reflexionar, relativizar y flexibilizar más, racionalizar sin ser rígidos y sin ocultar lo emocional, y ser capaces de aceptar lo que nos va pasando, para, en base a ello, poder actuar uno mismo en la medida de sus posibilidades y mejorar nuestra situación, por muy puta que sea.


Mediten por favor, mediten

[He de admitir que me he liado un poco al final con la entrada...]

Todos los inconvenientes de la globalización sin ninguna de sus ventajas

jueves, 7 de octubre de 2010

Ahora mismo estoy en Argentina, y me da por pensar que es el país más globalizado del mundo, y quizás el primero.
Tienen la lengua de los españoles, el acento de los italianos, los apellidos de los alemanes, la piel de los mapuches... los bancos de España, las comidas italianas, los coches alemanes y la mano de obra mapuche.
Poniéndonos serios, Argentina, después de las numerosas crisis políticas y económicas del siglo XX, como las dictaduras, el corralito, y muy probablemente un pelotazo inmobiliario en ciernes, ha sido terreno abonado para que las grandes multinacionales estableciesen sus feudos respectivos sobre el suelo argentino.
Hasta hoy he visto que la mayoría de las multinacionales son españolas y estadounidenses, como Banco Santander, Telefónica-Movistar (de las que hablaré más adelante), McDonald, Burguer King, etc. Creo que Aerolíneas Argentinas fue propiedad de Iberia durante algún tiempo, pero volvió a manos pampeñas después un tiempo y algún que otro expolio.
Pero vayamos al meollo de la cuestión. La globalización tiene como efecto en este país que haya un flujo constante de dinero que sale de los bolsillos argentinos y llega a los de las metrópolis económicas. En otras palabras, parte de la plusvalía (dinero generado por el trabajo, es decir, el beneficio neto), deja el país para ir a donde viven los dueños de la marca. Un ejemplo: mientras que el restaurante Macías, que compra ternera en la pampa y la vende a la parrilla en Buenos Aires mueve todo su dinero en Argentina, McDonald hace lo mismo pero al final de la actividad comercial el beneficio parte a tierras estadounidenses.
Es por eso que esta globalización de la que hablo es bastante agresiva con los países más débiles económicamente hablando.
La segunda parte de la historia es que llegué aquí, iluso, con un teléfono movistar y una tarjeta bancaria del Banco Santander. Cuando fui a comprar una tarjeta nacional para que me saliera más barato llamar de un teléfono a otro dentro del país, apareció el siguiente mensaje en la pantallita del celular: "Inserte la tarjeta correcta".
Me imagino que adivináis lo que pasó: el teléfono Movistar, que no estaba liberado, pedía que le metiesen tarjetas Movistar, pero solo tarjetas Movistar España. No reconoce las tarjetas argentinas de la misma empresa. 1-0 contra la globalización.
Esta mañana he ido a sacar dinero. Ya en Madrid tuve una conversación con mi asesor financieron (el tipo que me hizo la cuenta), en la que le pregunté si me eso del 5% al sacar de un cajero extranjero tenía visos de cambiar. Como respuesta él levanto su ceja.

Interesante pregunta

Sin embargo, eché cuentas. Los precios aquí están por los suelos, como un 30% de los españoles. Si a ese 30% le sumamos un mísero 5%... sigo haciendo negocio.
Pues bien, he ido a un cajero cualquiera, y me ha dicho que me iban a cobrar 15$. Como yo no soy tonto (os suena, ¿eh?), he ido al Santander, que aquí se llama Santander-Río, pensando que me podría ahorrar esos 15$. Cuando he ido a sacar el dinero, después de cruzarme a pie toda la ciudad, leo en la pantalla del maldito cacharro... que me van a cobrar 15$, además del 5%.
En este momento yo ya estaba convencido de que era idiota, pero al menos he intentado sacar el máximo dinero posible, pensando que si me van a cobrar 15$, al menos solo sacar dinero una vez. He picado donde ponía "extraer otras cantidades", pero no me ha dejado. Al final he sacado 700 pesos, que aproxidamente 140€.
Hagamos el cálculo. 140-5%=133. 133-10=123. Es decir, los bancos se han quedado con 17€ de mis 140€. Más de un 12%.
No está mal, ¿eh?
Creo que la mafia se queda porcentajes más pequeños.
Así es como he descubierto que a día de hoy, Argentina y yo gozamos de todos los inconvenientes de la globalización, sin sufrir ni siquiera una de sus ventajas.

Pd: Los enchufes aquí son diferentes.

Demasiada información

miércoles, 6 de octubre de 2010

Siempre me ha caído mal el tipo de persona que a la hora de hacer algo, lo tiene que ir narrando en voz alta. Me imagino que alguna vez os habreis topado con algún tío o tía que mientras trabaja va diciendo: "Voy a ir abriendo el correo electrónico", "Ahora voy a responder a algunos emails", "Ahora me levanto a mear" y lo más probable es que os hayan entrado ganas de matarle, porque dan mucha rabia. Pues en eso, básicamente, consiste el Twitter. Resumir en menos de 140 caracteres lo que estás haciendo en ese momento o lo que sea que quieres compartir con el resto del mundo, para que los demás "twitterianos" lo lean o lo comenten.

Esta actividad provoca que se lean Twitters como: "Por fin en casa. Día muy muy productivo en Barna y por fin en casa uffffff."ó "Desayunando un croissant mientras leo el períodico" ó "Sentado en el sofá viendo la tele". Esto no quiere decir que el Twitter sea inútil, de vez en cuando se leen propuestas interesantes o proyectos que llegan más lejos gracias a esta red social, pero la gran mayoría son como los anteriormente comentados. ¿De verdad la gente cree que a los demás les puede interesar que estén comiendo, durmiendo o meando? Pues parece ser que sí, porque lo que da mucha rabia en la vida real, en internet lo peta!

El problema viene cuando comunicas demasiadas cosas, y no es sólo en Twitter, sino también en Facebook, Tuenti, etc., etc. Así de pronto te encuentras leyendo que alguien ha ido de vacaciones dos semanas y lo pone en su perfil, o cultiva marihuana y publica las fotos, o falta al trabajo por estar de resaca y lo comunica a todos su amigos/seguidores. Y pasan cosas como esta:

- Detenida por publicar fotos de sus plantas de marihuana en una red social

- Despedidos por decir que están de baja y colgar las fotos de una buena juerga

- La Policía Nacional alerta sobre el peligro de anunciar en Facebook dónde vas de vacaciones

Vamos a ver, creo que se nos está yendo mucho la olla. Estoy totalmente de acuerdo con las redes sociales, son muy útiles, pero para determinadas cosas. Estar cada dos minutos contando tu vida y ser tan tonto como para no ver más allá y evitarte algún problema serio, ya es demasiado.¿Que fue de aquello que llamábamos vida privada?¿Y lo de hacer las cosas por el placer intrínseco que nos proporcionan y no por el hecho de luego poder contarlo? Por no hablar de la gente que con tal de actualizar su estado continuamente, se pierde lo que está pasando en realidad o de los que los utilizan para buscar información y usarla en contra de los demás.

Este tipo de comunicación está bien siempre que se use correctamente, porque abre muchas puertas, pero si se utiliza mal ¿no nos acabará atrapando?

El gato de Asimov

sábado, 2 de octubre de 2010
Nada tienes que ver con el gato de Schrödinger.
Estoy leyendo la autobiografía de Asimov, grata por demostrar la calidad humana de este escritor. Me he encontrado este párrafo que habla de su primera experiencia universitaria, que no fue en química, ciencia que eligió posteriormente, sino en zoología (¿veterinaria?). Como estoy de vacaciones lo voy a copiar literalmente, y os dejo interpretarlo a vosotros mismos.
Saludos!

El problema era que teníamos que encontrar un gato extraviado y matarlo metiéndolo en un cubo de la basura que llenábamos con cloroformo. Lo hice, como un estúpido. Después de todo, sólo seguía las órdenes de mi superior, como cualquier funcionario nazi de los campos de concentración. Pero nunca lo superé. Aquel gato muerto siempre me acompaña, e incluso en la actualidad, medio siglo después, cuando lo recuerdo, me retuerzo de pena.
Fuente: I, Asimov.

Mentiras nazis

martes, 28 de septiembre de 2010
Con esto del 29- S, llevo escuchando día tras día y semana tras semana la frase: "¿Para qué voy a hacer la huelga, si no sirve para nada?". Ya ni me molesto en contestar, es agotador. Pero ya que aquí al menos me podré expresar sin que me interrumpan o me griten, explicaré por qué creo que eso no es más que una excusa.

Vaya por delante que respeto al que no quiera hacer la huelga, está en todo su derecho, pero al menos, que si se quiere trabajar, se haga por motivos ideológicos, éticos, personales...pero no por un argumento basado en una verdad a medias.

Recordemos (que parece que se nos ha olvidado) que el poder del trabajador es enorme, sin trabajadores, una empresa va a pique. Ahora bien, para que esto funcione, el trabajador tiene que estar unido a sus compañeros, que son iguales a él y defenderse de las posibles agresiones del empresario. Hablando en plata, no estar lamiéndole el culo, porque aunque esté jodiendo a otros trabajadores y esta vez a tí no te toque, ten por seguro que no le va a temblar el pulso si llega el momento de joderte a tí.

De esta forma, si los trabajadores se unen y hacen huelga para quejarse de la decisión que ha tomado el Gobierno (que en este caso hace el papel del empresario), se pueden cambiar las cosas. Para muestra un botón:

El 14 de Diciembre de 1988 se echó atrás la reforma laboral que planteó Felipe González para abaratar los despidos e introducir contratos temporales en trabajadores jóvenes. Fue secundada por el 90% de la población activa en ese momento y no sólo se detuvo la reforma, sino que se incrementó el gasto social.

El 20 de junio de 2002, se echó atrás la Ley conocida como "Decretazo" de Aznar, por la misma razón, la protesta en la calle de los trabajadores.

¿Qué es exactamente lo que nos hace pensar que esta vez no va a ser así?Sinceramente creo que se debe unicamente al autoconvencimiento que ha hecho la gente para justificarse el no ir a la huelga y a lo que hemos estado viendo día tras día en los medios. ¿Que los sindicatos están vendidos? Es probable, pero no por eso vamos a dejar que nos sodomicen ¿o sí?.

Repito que para los que tengan otros motivos, me parece bien el no secundarla, pero a los que sólo han sabido darme el de la "inutilidad de hacer huelga" les propongo un ejercicio de memoria, además de la experiencia de huelgas anteriores.

¿Recordaís a este simpático tipo?



En efecto, es Goebbels, el ministro de propaganda de la Alemania Nacional Socialista. Este hombre se hizo famoso por su gran poder de convicción de las masas, controlando todos los medios de comunicación, ocultando información y transformando derrotas en victorias para sus seguidores. Y lo hizo muy bien. Su principal lema era: "Una mentira contada muchas veces, se convierte en verdad." Y ahora, refrescadme la memoria a mí, por favor ¿quién ha dicho que las huelgas no sirven para nada?
Related Posts with Thumbnails