"No te confundas, Alejandro"

jueves, 23 de diciembre de 2010
Breve introducción.

Ayer, cuando viajaba en Metro a mi trabajo leí que la Ley Sinde había sido tumbada en el Congreso. Sonreí con asco hacia quienes la defendían y satisfacción por el hecho en sí, ya que considero que es un pequeño baloncito de oxígeno para la cruel odisea que es la vida, y que muchas veces merece ser endulzada escuchando cierta canción, viendo un capítulo de tu serie favorita, etc.

Hoy estaba en el INEM de Fuenlabrada resolviendo unos trámites que tengo que resolver para que el empresario que me explota reciba beneficios fiscales por ello. Yo, impaciente y de natural, jeta, me acerqué a la cafetería y con las mismas robé el ejemplar de hoy de El País. Y me puse a leer.

Qué sorpresa me llevé cuando, al echar un vistazo a la información que vi ayer en el metro, me vi sorprendido por un artículo de Alejandro Sanz en El País...ese periódico referente (que dice ser) de la prensa en español. En dicho artículo, nuestro edulcorado cantante y compositor llamaba fascistas a la Asociación de Internautas, a la que comparaba poco menos que con un señor de la guerra talibán. Decía que era fascismo el imponer su criterio a unos políticos, para que tumbasen una ley que recompensaba a los autores por su trabajo. He intentado buscar el artículo de este personaje en la versión digital de el diario pero no lo he encontrado. Lástima, haberlo releído me habría hecho escribir con más saña.

Hasta aquí la introducción, ahora, la chicha.

Que Alejandro Sanz llame fascista a alguien es lo más deleznable, triste y mezquino que he escuchado desde que EspeA dijo que no llegaba a fin de mes. Que diga que quienes han presionado para tumbar la Ley Sinde son fascistas es un ejercicio, o de cinismo, por lo que, le presupongo maldad, o de la estupidez más simpar. No sé qué es peor. Para el señor Alejandro Sanz un fascista es alguien que protesta contra una ley injusta y hace que la clase política tumbe una ley que atacaba al conjunto de la ciudadanía buscando el beneficio de unos pocos.

Yo, señor Sanz, pienso que está mucho más cerca del fascismo el apoyar a una ley que criminaliza un uso social tan extendido como no pagar por la "cultura" musical, audiosivual, etc. Una ley que perjudicaba a una mayoría que no hacía nada con dolo (¿sabe usted qué es Derecho o hablar por hablar?) pero que sí venía a defender los derechos, una vez más, de toda la élite político-económico-cultural reinante. Una ley que aumentaba las diferencias entre los cuatros listos forrados y la gran masa de ciudadanos que consume cultura digital. Apoyar una ley injusta que nos convierte a todos en delincuentes sí que es fascismo, como lo es el que los poderes públicos (tan desmadrados ellos) dispongan de una herramienta para censurar como le venga en gana.

Eso es fascismo, señor Sanz, eso es. Fascismo es trabajar 12h al día para que te hagan un contrato como que trabajas 4h y el resto, te lo pague la empresa en dinero negro, si es que te lo paga. Fascismo es que eso no devenga en unos derechos sacados de mi trabajo, de mi tiempo y de mi esfuerzo pero sí que éstos generen además unos beneficios fiscales que salen a costa de toda la ciudadanía que paga impuestos. Eso es fascismo, amiguete malagueño.

Las grandes compañías discográficas, productoras de la cultura audiovisual de masas y todo ese circo, deben pensarse muy bien qué están haciendo. Con los vinilos y casetes les iba todo de puta madre. Ahora la información es libre y como tal corre y fluye. Ellos se lucraban aprovechando un modelo tecnológico que jugaba a su favor (lo analógico) pero ahora internet ha roto las reglas, ha cambiado el panorama, y a esta nueva situación es a la que se tienen que adaptar. Es inútil ponerle vallas al mar y llorar si éstas no te salen. El modelo tecnológico ha cambiado y cambiar la ley para constreñir uno nuevo y que sigue en alza (el digital) es igual que construir un rascacielos con palillos: estúpido, sin sentido, sin viabilidad más que a corto plazo y poco práctico.

Si la gallina de los huevos de oro se les ha quedado estéril, no la cojan del cuello para que siga poniendo. Búsquense otras formas de explotar el meollo. Un sector industrial no puede ponerse a patalear y lloriquear porque hayan cambiado las reglas de un mercado que le beneficiaba. Y lo mejor es que ese cambio tecnológico ha venido propiciado por ellos...porque creían que podían trincar pasta.

Cuantas veces he oído yo que "hay que adaptarse al mercado" y no sé qué mierdas neoliberales más...pues ahora les toca a ustedes, señores de la industria, y a vosotros, artistillas de tres al cuarto que sabéis de trabajar lo que yo cálculo infinitesimal. Joderos, fascistas sois vosotros, que defendéis vuestros privilegios en perjuicio de los demás.



8 comentarios:

n.S. dijo...

Creo que Alejandro Sanz tiene de malagueño solo el acento impostado. Por lo demás, es madrileños como los churros y como el oso y el madroño.

bitgamer dijo...

estoy totalmente de acuerdo contigo. ya tiene cojones que ahora Alejandro Sanz nos llame talibanes y mentirosos... teniendo en cuenta que efectivamente, su modelo de negocio ya no es rentable. Pero que esperan, aqui en UK la gente se pillan CDs y DVD xk estan mas baratos que en españa, y yo desde luego si me mola un grupo (que normalmente ni son ni españoles ni yankis), no me importa pagar un euro o una libra por las canciones que me gusta... pero en fin, hay que joderse con esta gente. Y como tu bien dices, ahora que se adapten a las mierdas neoliberalistas (ademas teniendo en cuenta que el NO PAGA IMPUESTOS EN ESPAÑA! ni vive ahi, por lo que tiene menos derecho si cabe a opinar. en fin, de subnormales esta el mundo lleno

baron de la birraca dijo...

no había tenido en cuenta los beneficios fiscales del maiminense bitgamer, tienes más razón que un santo.

baron de la birraca dijo...

por cierto, mi colega n.s ha colgado este artículo en meneame, sitio donde el gilipollismo campa a sus anchas y donde estoy siendo llamado de todo por robar El País.

Yo no robé El País, por si me leen los acusadores de turno. Lo leí en un lugar en el que estaba dispuesto para que lo consumiese una clientela de la que no formaba parte. De todas formas, a esos estiradillos que en esa página me acusan les digo yo: sois más tontos que pichote, en los bares de Fuenla se lee el Marca o el As, no El País, tontos de raba.

Eso último va dedicado al que me llama "victimario" (no sé si sabe qué es eso) y compadece al empresario "que tenga que aguantarme". Ese tipo que tan lindas palabras me dedica: además de tonto eres mala persona, que es de lo peor con lo que uno se puede topar en esta vida.

Cisne Negro dijo...

Saludos, el artículo sí está online. Yo lo cito en el post que he escrito en mi blog.

Cnoir dijo...

Buen artículo. Ya está bien de tanta charanga capitalista. No se contentarán con fomentar nuestro consumo de (lo que ellos consideran) "cultura"...

baron de la birraca dijo...

buen artículo cisne negro. El artículo de Alejandro Sanz era una cagada, se le podía contestar de mil maneras y por mil sitios. Parece escrito por un niño de 13 años. Recurre a insultos, falacias...para dar una pataleta generalizada. Qué penita

Idio- dijo...

Traspiés momentáneo en nuestro incesante avance hacia el estado orwelliano, otra ley "Sinde" (Sindedosdefrente) acabará sorbiendo otro poco de nuestras libertades. Paso a paso los grilletes nos parecerán normales.

Escribía para comentar mi reciente experiencia al respecto en el máster en donde ando (éste sí que es un traspiés): el grueso de los compañeros abogaban por apoquinar ostentórea y religiosamente todo tipo de producto artístico y/o de masas (pan y circo serigrafiado), encomiando, incluso, las palabras del señor Sanz -si es que, pobrecico, ¿a quién no se le queda "corazón partío" ante semejante injusticia...?-. Todo aquello entre defensas a ultranza del canon de la SGAE.

Para más inri, la profesora, quien alegremente vive convencida de una concepción marxista del arte: "el artista cumple una función social" (bien público), argumenta (?) un "hay que pagar por el arte" (concepción capitalista, consumo, propiedad privada). Tan ancha. Excusémosla, pues acaso sea que tiene tan mecanizado el tirar de tarjeta en el corte inglés ("yo tiro 600 libros cada tres años" -comenta), que de ahí sus reparos morales a acceder a la cultura sin el ritual de clase.

[chan-chan] (Sonido ca$h)

PS: acción poética: meteos en Taringa y bajaos el último disco de Alejandro Sanz. Qué coño, bajaos el Jdownloader o el Ares y descargaos toda la bazofia que le han editado (y escrito).

PS2: Para bodas, bautizos, comuniones, banquetes, funerales y despedidas de soltera: que no os engañen, optar por "copyleft".

Publicar un comentario

Related Posts with Thumbnails