domingo, 30 de septiembre de 2012
Hacía más de un año que no escribía nada en el blog, y ha hecho falta una serie de sensaciones muy fuertes para decidirme a volver a la blogoescritura. Hoy quiero compartir ciertas meditaciones que he tenido paseando por la ciudad de Estambul tratando de escapar de la más espantosa de las resacas.
Estas son las meditaciones:

1º Madrid 22/9/2012
Justo antes de salir de viaje, hace ya una semana, paseando por la Puerta del Sol de Madrid me topé con una minimanifestación de protesta contra el famoso vídeo La inocencia de los musulmanes. Cuando vi a aquellos muchachos me alegré de que se pudiera protestar de esa manera tan animada, cantando y bailando. Uno levantaba un cartel en el que se leía "Don't insult our religion". Me pareció un tanto desatinado, puesto que nadie había insultado nada en España (la portada del jueves fue posterior, si no me equivoco). Además en España es ilegal cualquier insulto a la religión, cualquiera que sea, al contrario que en otros países donde prima la libertad de expresión sobre el sentimiento religioso (Francia, USA).

2º Madrid 25/9/2012
Para esta fecha yo ya estaba en Estambul, pero seguí con todo el interés (y mala leche) el desarrollo de las manifestaciones de Madrid. Lo que me sorprendió fue ver la poca gente que se animó a ir. Descarto que fueran 6000, como dice el gobierno, pero, aún así, 20000 me parecerían pocas. Estamos hablando de derrocar un gobierno, no de echar unas partidas de mus. Estoy seguro de que en España hay millones de personas maldiciendo en sus casas al gobierno, pero a la hora de protestar, ¿por qué se quedan en casa?

3º Estambul 30/9/2012
Tratando de no pensar en el malestar de no haber dormido más que unas horas, me he ido a pasear por la plaza Taksim de Estambul, a dar una vuelta o aprovechar el buen gusto turco por la ropa... y sus precios. Pero cuando he salido del metro (funikular), me he encontrado con una marabunta de gente protestando a gritos -sí, a gritos- contra algo que al parecer les molestaba mucho. Os pongo una foto...



A ojímetro he calculado unas 10000 personas. Era una riada interminable por la calle que sube desde la torre Galata a Taksim. En las noticias he leído que efectivamente su número rondaba mis cálculos. Ahora bien, os preguntaréis por qué se quejaban estos manifestantes... pues bien, agarraos los machos: por los derechos de los gatos. Sí, esta orda de turcos cabreados no quería otra cosa que salvaguardar a sus preciados mininos de los desmanes de un ayuntamiento que quiere acabar con ellos. Para el que no lo entienda del todo bien lo repito en román paladino: 10000 personas manifestándose por los gatos de Estambul.

Conclusiones:
1. ¿Por qué no sale esta manifestación en la prensa española y si las maniestaciones por el vídeo de Mahoma? Bueno, a esta pregunta tengo respuesta. Porque nos quieren llenar de odio y de miedo hacia todo lo que no sea blanco, cristiano y bienpensante. ¿Que en España matamos toros a lanzadas y en Turquía se manifiestan por los derechos de los gatos? No lo pongas en prensa, Pepe, no vayan a creer nuestros lectores que fuera de las fronteras de su absurda patria la gente no vive en el medio evo. Sigamos creyendo que todo lo que no sea nuestra cultura consiste en follarse cabras. Eso nos lleva inevitablemente al punto 2.
2. En España no juntamos 10000 personas más que para celebrar la champions o la eurocopa. Para tomar el congreso (en mi opinón no habría que tomarlo, habría que demolerlo piedra por piedra) no bastan 10000 personas. Hace falta un millón. Yo hoy he visto a 10000 personas protestar por los derechos de los gatos, y la única moraleja que puedo sacar de todo esto es que los españoles somos unos comemierdas.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts with Thumbnails