A golpe de alarma social

viernes, 8 de abril de 2011
Llevaba tiempo pensando que la Ley 1/2004 contra la Violencia de Género debía causar alguna que otra injusticia de cara al género masculino. Uno o dos casos al mes, quizá. Una falsa denuncia que acaba llegando a un Juzgado. Pero he aquí, que por vicisitudes de la vida, ahora me encuentro en un entorno laboral en el que ya no son sospechas, sino que tengo datos, y se me ha caído el alma a los pies. No son uno o dos casos al mes, son 5 ó 6 a la semana, sobre todo con abuso sexual a menores, y sólo hablo de un Juzgado en una ciudad como Madrid.

Sé que esto puede sonar a políticamente incorrecto ya que todo el mundo parece volcado con la causa, pero tampoco se nos tiene que ir la olla, y es lo que está pasando.

La cosa funciona así:

1º Una mujer pone una denuncia por malos tratos en una comisaria, cuartel, o lo que corresponda.

2º Si la autoridad lo considera, cosa que se establece como medio de prevención obligatorio, procede a detener al hombre y se lo llevan al calabozo. Allí pasa la noche.

3º Después pasa a disposición judicial y el Juzgado de Instrucción decide qué hacer. Lo normal es que tras una primera vista, queden en libertad a espera de juicio. En algunos casos se investiga en la clínica médico forense, por ejemplo cuando hay denuncia de abuso sexual a los hijos, aunque la mayoría son juzgados directamente con los resultados obtenidos en el Juzgado de Instrucción (encargados de llevar a cabo la investigación).

Tras estar en calabozo una noche (eso no se lo quitan a nadie a no ser que sea escandalosamente falso), algunos pasan a prisión preventiva y otros quedan en libertad a espera de juicio. Quedan en libertad, sí, pero se pueden pedir medidas cautelares del tipo: abandono de la casa, alejamiento de la pareja y de los hijos, y lo inevitable, quedar ya fichado y verse inmerso en un proceso judicial, y todos sabemos lo "rápido" que va la Justicia en España. Perfecto, si el tío en cuestión es un maltratador, pero ¿y si no?. ¿Presunción de inocencia? En esta ley no se contempla por “precaución”. ¿Esperar a la investigación? No, es PREVENTIVO. Cuando llegue el momento del juicio se decide si las pruebas son suficientes para condenarle.

Modificaciones en la Ley:
Se ha pasado a considerar amenazas verbales, contra la integridad, acoso psicológico y demás maltrato no físico de un hombre hacía una mujer como delito. En caso de la mujer a un hombre, es falta.

Desde su entrada en vigor el 29 de junio de 2005 hasta el 1 de enero de 2010, se han registrado 823.580 procedimientos penales en los Juzgados de Violencia de Género contra los hombres, lo que ha supuesto que un 4,34% de la población varonil española mayor de 18 años ha sido objeto de un procedimiento penal por violencia de género.

Además, a consecuencia de estos procedimientos penales se adoptaron en ese periodo de tiempo 315.947 medidas cautelares de naturaleza penal contra los hombres, entre ellas 13.671 privativas de libertad, 27.691 salidas de domicilio y 140.493 alejamientos.
Hay que destacar el elevado número de casos en que el hombre ni siquiera llega a juicio (167.717) y que cerca de la mitad de los hombres que celebraron juicio en los Juzgados de lo Penal, donde se enjuician el mayor número de casos por delitos, fueron absueltos (48.299 sobre 103.697 sentencias dictadas, es decir, el 46,57%).

Está claro que estas cifras se deben al altísimo número de denuncias falsas que se producen, y muchas se desestiman, como se puede ver en el número de absueltos, pero ¿y qué pasa con esas medidas cautelares tomadas con los presuntos maltratadores que luego no lo son? NADA.
Denunciar una falsa denuncia es poco menos que imposible, porque hay que demostrarlo y es un proceso largo y tedioso que casi nunca llega a juicio. Además, en este caso, los gastos corren a cuenta del denunciante (en la de malos tratos no).

Habrá gente que diga "bueno, más vale prevenir que curar" o "si hay algún caso de falsa denuncia pero así se consigue erradicar la lacra del maltrato, compensa". Atención a los datos:


Según datos del Ministerio de Sanidad, con la Ley en vigor, llevamos 16 muertes a fecha de 22 de marzo.


Así que el número de muertes sigue aumentando y tenemos el mal uso de la ley por parte de muchas mujeres no maltratadas, que causan retraso en el sistema judicial y graves perjuicios para muchos hombres. Las realmente maltratadas, siguen en la misma situación y muchas ni si quiera denuncian.



Algo está fallando ¿no? Queda muy bonito sacar en todos los medios la cantidad de casos de maltrato y muertes a mano de la pareja sentimental que se producen, creando una alarma social brutal y luego sacar esta Ley como si fuese la panacea. Lo que pase después con ella y su eficacia real, ya da igual. Y las más afectadas son las mujeres que de verdad lo sufren.


Como en todo, con esta Ley hay opiniones para todos los gustos. Dejo este trozo de reportaje, en el que hay declaraciones y opiniones (algunas un poco extremas) de todo tipo, y ya sacará cada uno sus conclusiones.



1 comentarios:

Sevda Dere dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

Publicar un comentario

Related Posts with Thumbnails