Los Anónimos

lunes, 28 de febrero de 2011
Nos hicimos un blog por diferentes razones (aunque últimamente no lo tengamos a todo ritmo), que no expondré en este momento por no venir al caso.

De cualquier manera, imagino que de haber un motivo principal podría ser por cierto narcisismo que nos lleva a pensar que lo que escribimos tiene por narices que resultar interesante a otra gente, y que esta otra gente va a mostrarse permanentemente ávida de ingerir nuestra letras. Y ya no sólo eso, sino que en ocasiones hablamos de nuestras vidas, en la portada de esta pequeña ventana a nuestras mentes están nuestras siluetas en poses sugerentes, y si pincháis en mi nick y en el de n.S. se pueden ver nuestros horribles y desfigurados caretos (lo sentimos).
[El del barón no lo veréis, que él es un personaje público y no le conviene.]
Con los meses hemos ido incrementando nuestro número de seguidores (a los cuales adoramos y compadecemos a partes iguales) y nuestro número de visitas (sobre todo a base de entradas en las que tocamos los cojones al personal). En la mayoría de esas entradas hay comentarios, y no todos aquellos que se pasan por aquí a cagar una respuesta tienen un perfil o un correo asignado con el que identificarles, ya que, confiados nosotros, permitimos que cualquier usuario de la red pueda darnos su opinión sobre las ponzoñas que escribimos.

Y es ahí a donde voy, a los Anónimos. Os dedicamos esta entrada.



A mí, personalmente, me habéis llamado salido (que es cierto), prepotente (también), y habéis dudado en ocasiones de mi inteligencia (que por ahí ya sí que no paso). Supongo que mis colegas se han llevado la peor parte, ya que ellos se meten en engorrosos temas, como la política o el deporte, e, incluso, se atreven a criticar la obra "Crepúsculo", con todo lo que ello puede conllevar; esta actitud nuestra desemboca en oleadas de personajillos radicales que sin razonar entran directamente a saludar a nuestras madres.
Bueno, os perdonamos todas esas cosas, ya que nos dan bastante vidilla. Como habréis podido comprobar, SIEMPRE ENTRAMOS AL TRAPO, y si no lo hacemos, es porque ninguna alarmita nos avisa de la existencia de nuevos comentarios. Pero con paciencia os contestaremos, palabra.

La diferencia es que nosotros damos la cara (ya he dicho que, incluso, de manera literal) y vosotros, anónimos, os podéis permitir bombardearnos en una pasada rápida y largaros para siempre sin observar siquiera si perdemos los estribos con vuestros (escala dimensional) agudos/pobres comentarios.
Os animamos a que no sea así, será más divertido. Vosotros dadnos caña, que a nosotros nos pone que sea así, pero sin ocultaros bajo un letrerito de "anónimo" o "mecagoenvuestraputamadre". Podríamos prohibir en la configuración del blog ese tipo de respuestas, o proceder a su eliminación manual, pero nos daría pena, y, de hecho, ni nos lo planteamos, ¡anda que no nos quedamos a gusto a veces! Pero tengo la impresión de que identificándose, pudiendo responder a alguien concreto y no a un ente impersonal, este blog crecería un poquito más de lo que lo ha hecho hasta ahora.

Así que, ya sabéis. No es que pensemos que sois unos cobardes y por eso desde la rabia escribamos esta entrada. Es que preferimos saber algo más de quien nos manda a tomar por culo, o de quien nos felicita por un trabajo bien hecho. Registraros, poned un enlace a vuestro blog, a vuestro mail, ¡lo que sea! ¡os apremiamos a seguir alabándonos o poniéndonos verdes! Ambas cosas nos alegran el día.
Pero con un trato más cercano y personal, mequetrefes.

7 comentarios:

Radmains dijo...

Es que, precisamente, la gracia de internet está en el relativo anonimato que tenemos (y que cada cual usará según le convenga). Si nos quitan eso nos matan la red.

Por eso yo limito bastante lo que comparto con los demás. Mucho loco suelto por ahí.

Dain dijo...

Claro, con el relativo estoy de acuerdo. Pocos datos personales realmente "útiles" daré de mí por aquí, y en lo que respecta a mi foto, ése podría ser yo tanto como Mickey Rourke.
Es el anónimato absoluto el que denuncio, el que produce una total despersonalización que impide un trato mínimamente cercano. Vamos, que si alguien me llama hijoputa, no es lo mismo que tenga una serie de rasgos informativos a los que dirigirme, que entonces podrá darme igual o enfadarme o reírme o lo que sea y contestar en base a esa reacción, que si en lugar de eso pone simple y llanamente "Anónimo", que entonces lo más probable es que, simplemente, me sea totalmente indiferente.
No sé si me explico. No es que por el mero hecho de estar identificado me vaya a importar un pimiento lo que alguien me ponga, pero seguro que lo hace en un grado un poquito mayor que si no es nadie.

Ghale dijo...

Antes de nada, gracias por la dedicatoria ya que yo fui el anónimo de la anterior entrada (Celos), jaja.
La verdad es que aunque lo haya hecho, nunca me ha gustado eso de escribir anónimamente, realmente un nick cualquiera te da el mismo anonimato que escribir como anónimo, pero da la sensación de que no estás permitiendo a los demás dirigirse a ti directamente.. a parte cualquier otro anónimo puede llegar y escribir en tu lugar.. Seguramente al que lo haga le dará igual, pero se pierde gran parte de la comunicación..

No se explicarlo bien pero estoy de acuerdo con Dain.

Por cierto, que graciosa la imagen de Sin Cara, os dejo otra imagen graciosa suya:
http://27.media.tumblr.com/tumblr_la7olkARSb1qdt45yo1_400.jpg

baron de la birraca dijo...

Bueno, Dain, n.s, que sepáis que ambos me parecéis a partes iguales unos hijos de puta de lo más horrible. Fuck you!

Sheila dijo...

¿Un trabajo bien hecho? ¿En serio? Mira vosotros no decis palabras "soeces" no se muy bien si porque soys unos niños pijos educados a lo "yo nunca he roto un plato pero soy más falso que Judas" o porque quereis daroslas de educados pero que sepais, por si a vuestra gran inteligencia no se le ha ocurrido que hay muchas maneras de criticar con educación y me he leído tres post únicamente de este blog pero ya me da asco la falta de respeto con la que habláis no se que pensara una autora como Stephanie Meyer de el post de vuestro blog (y lo digo como ejemplo), pero por lo menos antes de criticar el trabajo de cualquier escritor intentar hacer una saga de éxito con todas esas páginas y sin estar basada en una película porque os recuerdo una cosa esto no es el misterio del huevo y la gallina aquí está bien claro qué fué antes. Y os digo esto porque esto es un post general para vuestro blog no para un post en concreto.

Dain dijo...

Querida Sheila, creo que eres la primera persona que señala que nosotros no decimos palabras soeces (¿por qué las comillas?). Me ha sorprendido gratamente.

Entiendo que eres una fanática de la escritora de la saga Crepúsculo, y que si diste con este blog fue porque buscando entradas relacionadas con ese montón de mierda acabaste dando con aquella en la que la tratamos tal y como se merece. Mis disculpas.

Mis disculpas porque se ve que es algo que te afecta, tanto como para impulsivamente y desde la rabia escribir tal comentario y dejárnoslo ahí como quien no quiere la cosa, en una entrada de febrero de 2011, a modo de reflexión general de nuestro blog, admitiendo haber leído sólo 3 posts en total.

En cualquier caso, te agradezco que hayas comentado tal y como lo has hecho, mostrándote sin ningún tipo de tapujos, con tu perfil y tu blog accesibles a partir de tu nick. De éso trataba precisamente este "Los Anónimos".

Por cierto, como apostilla, te rogaríamos que cuidaras un poco tu lenguaje para comentar. Que tanto leer a Stephanie Meyer y tal, pero menudos gambazos metes. No te preocupes, no es nada personal, es algo que hemos hecho otras veces.

Un saludito.

Sevda Dere dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

Publicar un comentario

Related Posts with Thumbnails