El día que dije NO a mi comunidad

martes, 20 de julio de 2010
El 28 de Octubre de 1940, Italia dio un ultimátum a Grecia: querían ocupar posiciones militares estratégicas en el país heleno. El general Metaxas respondió con un simple "NO", que se celebra actualmente cada año en la fiesta del "oxi mera" (día del no). Obviamente, a continuación el país fue invadido y derrotado por las fuerzas del fascismo... pero lo importante es la intención.

La semana pasada ocurrió una cosa fascinante en mi comunidad de vecinos.
Con el calor del verano, las huelgas de metro y el alucinante precio del metrobús madrileño, estoy cogiendo la bicicleta para todos mis desplazamientos, lo que supone entre 4 y 6 viajes todos los días. Cada vecino tiene un pequeño trastero subterráneo de unos 4 metros cuadrados, lugar donde dejaba la bicicleta. El problema es que para llegar al trastero hay que bajar unas escaleras un poco incómodas, atravesar el angosto pasillo del sótano, y hacer malabares para dejar la bicicleta en el pequeño zulo del trastero.
Así que decidí dejarla en el patio.
Para que no haya confusiones, diré que el patio tiene como 1000 metros cuadraros, ya que ocupa toda la planta baja de la casa, ya que es un edificio elevado tipo Lecorbusier, y el patio interior, donde hay una piscina. Más de 1000 metros cuadrados, lo digo sin miedo a pasarme, aunque no sé cuál es la medida exacta. ¿Quizás 2000? No lo sé. Cabe decir también que bajo este espacio inmenso hay dos pisos de garaje dedicados al exclusivo almacenamiento de coches.
La bicicleta la dejo en una esquina inútil, no transitada y apenas visible, detrás de un portal, donde los niños a veces juegan a la pelota bajo la atenta mirada de un cartel que prohíbe jugar a la pelota.
El fascinante acontecimiento es que me llamó el portero para decirme que el presidente me andaba buscando enfadado como una mona, porque la bicicleta molestaba a los vecinos.
Cierto es que la bicicleta había dormido ahí ya varias noches seguidas, así que, prudentemente, la escondí en el sótano.

Oxi bicis...

Pero hoy he llegado a casa a las once de la mañana, y voy a volver a salir a las cinco. ¿Molesta tanto una bicicleta en una esquina invisible de la comunidad? Pues parece ser que sí, porque el portero me ha vuelto a llamar para que la quite. Pero, emulando a Metaxas, le he respondido firmemente un
NO

Le he dicho que si el presidente quiere, que suba a mi casa a discutir los términos. Como dijo Metaxas después del OXI, c'est la guerre...

Para acabar, quería felicitarle la victoria de España en el mundial a mis vecinos. Seguro que durante unos días, hizo de sus aburridas vidas algo un poco más interesante.

Más capítulos próximamente...

9 comentarios:

Anónimo dijo...

Si hay un cartel que prohíbe jugar a la pelota y se juega...¿¿qué hay de malo en que haya una bici quieta en la pared que ni bota, ni choca con las paredes ni puede romper el cristal de una ventana, ni hace ruido, etc???
En fin...así va el mundo.

n.S. dijo...

Eso digo yo! Supongo que molesta a la gente que se aburre...

Carlos dijo...

¿Tu bici es de diseño? Seguro que no, así que te jodes y la quitas de la esquina que la afeas. Si quieres poner la bici, que haga juego con ese espacio límpido y equilibrado en el que está situada, que lo que pasa es que no tienes ni idea de paisajismo bicicletero, chaval.

Anónimo dijo...

Quemaba a Le Corbusier y a todas sus obras. He dicho!

Educado dijo...

Hay mucho maleducado que se cree que las zonas comunes son suyas. Si yo fuera el presidente la bici estaba ya en el vertedero más próximo.

Desliz dijo...

Joder, cuánta hostilidad, la gente necesita follar más.

Bueno, ya he expuesto mi visión general de la vida y me he quedado a gusto. En realidad este comentario es solo para declararos mi más absoluto fanatismo bloggil :) El día que hice el descubrimiento de este lugar me alegrasteis la tarde de verdad y hoy me ha apetecido agradecéroslo. Así que ¡gracias!

nujki dijo...

Correcto: las zonas comunes, son COMUNES, es decir, de uso y disfrute de sus propietarios, dentro del marco de lo razonable. Dejar una bici en un lugar que no es de tránsito, durante 5 horas, que es el caso, es bastante razonable. Ni es ofensivo, ni obstruye el paso, ni(y esto es lo más importante) molesta a los demás vecinos. La única molestia que puede causar es visual (y esto puede ser muy subjetivo).

Llegados al caso de que los vecinos considerasen que la bici molesta y la prohibiesen, citando al señor Educado, si yo fuese el presidente de esa comunidad, aplicaría la regla a rajatabla, y detrás de la bici, se iban los niños al vertedero, que hacen mucho ruido y las zonas comunes no son de nadie.

Dain dijo...

Desliz, muchas gracias, de parte de los 3.

Educado, me parece muy bien tu propuesta. Yo además degollaría al mequetrefe de la bici, no fuera a ser que se comprase otra y la volviese a colocar en el mismo sitio. Habrase visto estos hippies.

guss dijo...

Deberías intentar conseguir que se permita aparcar la Bici durante unas horas, no mas de un día. Aunque dado el espacio, se debería admitir dejarla sin problemas. Aunque hay tanto vecino gilipollitas, que siempre habra que oir sus sandeces.
Como alguien dijo por aqui es que se folla tan poquito, follaz más vecinos, y os sentiréis más solidarios.

Publicar un comentario

Related Posts with Thumbnails