8 costumbres occidentales femeninas sobre las que deberíamos meditar antes de criticar las musulmanas

lunes, 10 de mayo de 2010

El día de la madre, uno de esos días en los que las pocas familias que no han optado por comer en el Vips mantienen arduas discusiones sobre política y derechos que no entienden. Lehman Brothers, el sistema económico mundial y la salvación de Grecia nos han acompañado en este tipo de eventos, pero el tema realmente importante, el que nos gusta y entretiene, aquel del que probablemente sabemos menos, pero opinamos más, es... el velo de Najwa (que ni es velo ni es la Nimri). Los gritos de mis congéneres resuenan en mis oídos, y, para silenciarlos, por mi mente desfilan estos 8 argumentos que el barullo no deja oír. ¿Que se adapten ellos? ¿Que se adapten a... ESTO?:


8 costumbres femeninas occidentales sobre las que deberíamos meditar antes de criticar el velo de Najwa


8 - Tacones

¿Que el hiyab es humillante para la mujer? ¿Estáis de coña? ¿Habéis estado alguna vez en una fiesta de nochevieja? Comparado con los tacones de aguja el hiyab es cacao para los labios. Cuántas españolas no cambiarían el día 1 de enero sus malditos tacones por un buen velo. Eso sí es humillante. Las mujeres occidentales no pueden empezar el año con buen pie, sino con un pie espantosamente deformado y además lleno de rozaduras y (sí, amigos, sí) AMPOLLAS. Ampollas ganadas a pulso para satisfacer los pervertidos gustos de los chicos europeos (es decir, nosotros), cuyos zapatos náuticos no dejan ni marca.



Así serían si la madre naturaleza hubiese querido que se pusiesen tacones


7 - maquillaje

A los amantes de la belleza natural, como quien escribe estas líneas, siempre nos ha fascinado algo de las chicas guapas. ¿Por qué esconden su belleza bajo kilos de químicos reconcentrado? La respuesta tendrá que esperar, porque nosotros no la tenemos, pero una cosa está clara, y es que, a día de hoy, el maquillaje es feudo femenino. Por esa misteriosa razón que espero que alguien me aclare, se ven obligadas a echarse esos químicos corrosivos en sus cándidas mejillas.

Algunas casi van así. Como para darles un besito.


6 - Tintes con amoniaco

¿Puede ser saludable una sociedad en que el mismo producto con que alguien desinfecta el wc es usado por las mujeres para decolorarse el pelo? Las rubias en morenas, las morenas en pelirrojas, las pelirrojas en morenas... En algo tienen razón, y es en que nos gustan todas, pero ¿por qué reproducir la misma variedad de manera artificial?


5 - Tanga extreme.

El tanga es cómodo. ¡Curioso! Lo mismo dicen las mujeres que llevan el hiyab: algo muy cómodo y recatado. “Nadie nos obliga”. Pues bien, yo acabo de imaginar mi culo (y lo que no es culo) metido dentro de un tanga y creedme, estaba mal alojado. Por mucho que me digan que el tanga es cuestión de acostumbrarse, a mí nunca dejará de parecerme un engaño gargantuesco del hombre para que las mujeres enseñen el culito.


4 - La parte de arriba del bikini

No, no penséis que barremos para casa, pero ¿por qué esa desigualdad? Nosotros enseñamos nuestro pecho, nuestro torso o nuestras tripas, y ellas se tapan. Ah, claro, dirán algunos, las tetas se reservan para el que en ese momento las tenga en uso y disfrute (como el hiyab reserva el pelo para el marido), ¿no os da qué pensar?


3 - Depilación:

¡Y mañana a la piscina! Sale el primer rayo de sol del verano y uno de nosotros emite la inocente frase. Solo años después supe que mientras en mi mente se forjaba una sugerente imagen de bañadores y bikinis, en sus cabezas femeninas una alerta terrible había saltado... “estoy sin depilar”. Cera, cremas depilatorias, cuchillas, máquinas que suenan como la sierra mecánica de Viernes 13... y lo peor, lo peor de todo no es todo el sufrimiento físico que conlleva, que no es poco, lo peor, y eso también lo he sabido con los años, es que algunas de ellas pueden llegar a pensar: “Uy, sí, es mono, me lo llevaría al huerto... pero estoy sin depilar”. Y nosotros, ahí, en dique seco.


2 - Sujetadores con relleno.

Obligadas a mentir. Las que las tienen pequeñas para tenerlas medianas, las que las tienen medianas para tenerlas grandes y las que las tienen grandes para que rebosen... y repetimos lo que ya decíamos en líneas anteriores: “sí, nos gustan todas”. Pero lo que no nos gusta son los cambios a deshora, las sorpresas, las burlas al sentido del tacto... Sabéis de qué os hablo, ¿verdad?, todo hombre ha sentido alguna vez en su vida el engaño en la palma de la mano.


1 - Tetas de silicona.

Como el pavo relleno que hace mi abuela en navidad, las mujeres se trinchan y se meten debajo de las tetas bolsas de ese viscoso material que la industria utiliza para sellar juntas. ¿Agradable, verdad? Y no digo más.

Te gusta, verdad? Pues debajo hay esto:


Artículo redactado con la inestimable colaboración de nuestra nueva redactora: Trilce.

19 comentarios:

Radmains dijo...

Interesante perspectiva.

La clave es que la voluntariedad de esas mujeres a la hora de ponerse tetas de plástico es difícil de discutir.

Sin embargo, luego uno se encuentra con casos como este y la voluntariedad como que queda en duda:
http://www.europapress.es/internacional/noticia-multan-500-euros-musulmana-llevar-burka-20100504175941.html

(ojito a la opinión del marido)

En el caso del velo, creo que no hay nada malo en llevarlo y no debería estar prohibido en lugares públicos.

n.S. dijo...

Es que eso de "está prohibido para todos por igual"... Es como si prohiben llevar crucifijos. "Está prohibido para todos", los musulmanes también tienen prohibido llevar crucifijos. Es lógico, ¿no? Pero absurdo. El enlace es telita, tío.
De todas maneras, la voluntariedad de las tetas sí es discutible, en tanto que se las ponen presionadas por un canon social que es a todas luces injusto con ellas. Solo porque lo decida ella no significa que lo haga libremente. Recuerda que algunos terroristas islámicos se ponen una bomba en el cogote, claramente engañados por una convención social. Al igual que las tetas de silicona.
Ese es el punto de vista que quería mostrar en este artículo.

Xeilord dijo...

Cuidado, Chloe Vevrier las tiene de verdad, así que exijo una rectificación http://www.huge-tits-boobs.com/wp-content/uploads/2007/08/chloe_vevrier2a.jpg

baron de la birraca dijo...

grandisima entrada, amigo, muy muy grande

baron de la birraca dijo...

y a trilce le digo lo mismo, que no lei lo de la colabo

diegosc dijo...

Joder, y este tío es mi hermano. Así si.

n.S. dijo...

¿Que eso son tetas de verdad? ¿De verdad son tetas? Xeilord, no sé si me da más miedo que exista un ser femenino con unas berzas tan descomunalmente grandes, o que alguien que entra en este casto blog conozca el nombre de tan dotada doncella... Por cierto, ¿A qué se dedica? ¿Es actriz... de algún tipo?

Xeilord dijo...

Pues con ese "don" te puedes imaginar a que se dedica.

Tenía dos salidas y escogió el camino "facil"?

nujki dijo...

pero que esas tetas son reales?????

n.S. dijo...

Son auténticas como las tuyas o las mías. Grave error del posteador, yo. Buscaba unas de plástico.

Anónimo Pérez dijo...

n.S. pon unas de la Zemanova que para orientar bien vale

Radmains dijo...

A falta de pan buenas son tetas. Y estas son naturales también:

http://s11.bdbphotos.com/images/orig/g/m/gmfpfjvmadq44qm.jpg

Y Denise Milani. Nunca os olvideis de Denise Milani

http://noticiaaldia.com/wp-content/uploads/2009/05/denise-milani-1.jpg

n.S. dijo...

Radmains, Xeilord, os veo puestos en el tema... una pregunta, para un artículo que estoy preparando,si no es indiscreción: ¿cuál es la actriz porno con las tetas más grandes? ¿Y la primera/más famosa que se las puso de silicona?

Marina dijo...

Hola:

Aunque en general me gusta cómo escribes, n.S. (incluso aunque me regañes por las normas de acentuación), esta entrada no me ha convencido nada. Me parece que no analiza el asunto en profundidad y que se limita a dar uno de los argumentos más manidos: si tú te pones tacones, deja que ella se ponga velo.

La frontera entre la voluntariedad y las presiones sociales es difusa, pero lo que sí está claro es que yo puedo salir a la calle sin hacer nada de eso que has dicho, como lo he hecho muchas veces, y ni mi comunidad me va a marginar, ni se me va a tratar de prostituta, ni se va a pensar que no tengo un hombre que me proteja a mí y proteja mi honor.

Las prácticas a las que haces mención en tu artículo tienen una función muy clara: atraer a los hombres y sentirse atractiva y deseable. Esto te puede parecer bien o mal, pero es así, es terreno y es el equivalente a muchos artífices parecidos de la madre naturaleza. El velo es un asunto en el que la religión, es decir, un conjunto de creencias arbitrarias, absurdas e irracionales, se inmiscuye en la vida de las personas y las obliga a ir por el mundo desafiando los derechos y los privilegios de una sociedad laica y razonablemente igualitaria que en Europa nos ha costado sangre, sudor y lágrimas conseguir.

Y por cierto, yo también estoy a favor de quitar crucifijos y hasta las togas de las monjas si hace falta. Bastante han tenido ya los católicos con veinte siglos de influencia.

Eso en cuanto al velo. En cuanto a las "torturas" femeninas, a mí solo me gustaría que en algún momento los hombres de este mundo se dieran cuenta de la manera constante en que se presiona sobre el aspecto físico de las mujeres. Y ya el colmo de los colmos es el "quiero que seas guapa y además natural, pero es que encima cuando salga Pilar Rubio en la tele no voy a parar de decir lo buenísima que está y me la va a pelar que tenga los ojos pintados como puertas o que esté subida a unos tacones de doce centímetros". La ambivalencia de este tipo de mensajes es angustiosa. Día a día se demuestra que a los hombres les gustan jóvenes y les gustan guapas, y si eso no fuera tan triste y tan patente quizá nosotras no andaríamos estresadas por tunearnos para intentar mejorar lo que no supo hacer bien la Madre Naturaleza.

Un saludo.

Xeilord dijo...

A Marina: Claro, y ahora será que a los tios no nos piden estar como el Jack de perdidos, o el Hugh Jackman, que están los gimnasios petados de aspirantes a Vin Diesel.

El tema va para todos, no sólo para las mujeres, y personalmente creo que en un 80% de las veces las mujeres se visten para las otras mujeres, así que os presionais vosotras mismas, con muy poquito a un tio le gusta una mujer, lo cual no quiere decir que si sale la típica Pin Up en la tele no la mires, lo de las afirmaciones y gesticulaciones ya va en la personalidad de cada uno.

Abro paraguas

a n.S.: creo que la más loca de ponerse implantes fue la Lolo Ferrari, pero la primera que lo hico no lo se

n.S. dijo...

Marina, gracias por escribir. Como siempre, agradezco los comentarios y las opiniones, especialmente cuando van contra las que yo mismo expongo, ya que me gusta el diálogo.
Creo que no dejé suficientemente clara una cuestión importantísima: yo odio el velo más que nada en el mundo, porque obliga a la mujer a esconderse. Como no creo que la mujer, o el hombre, tenga en su cuerpo nada malo, me parece una represión espantosa tener que ocultarlo. También me gustan jóvenes y guapas, todo hay que decirlo.
Quería enfocar el tema desde el siguiente punto de vista: aplicar todas las críticas que hacemos al yihab (y ya te digo, la mayoría de las veces tienen bastante sentido) al modo de vida femenino europeo. Mi punto de vista era el contrario; no quería enfocarlo desde "como te pones tacones, deja que lleve velo", sino desde "como no quieres que se ponga velo, deja de ponerte tacones". Y efectivamente, como dices, la presión que se hace sobre las mujeres en este aspecto es incomesurable; la presión que se hace sobre las mujeres musulmanas es la misma y además la de la religión.
Como ves, nuestros puntos de vista no son tan diferentes.
Xeilord: gracias por Lolo. Verás de qué va el tema en un par de días.

Adrastea_Quiesce dijo...

contundente e incontestable. aún así no hay que olvidar una cosa, una puede ser consciente de todo ello y aun así escogerlo. no puedo entonces, eso sí, criticar lo análogo sólo porque lo hagan a tres fronteras (mapísticas o culturales).


por cierto, si alguna vez le tratan de rebatir lo aberrante de los tangas (no sé si recordará que milito para su extinción) zanje la discusión diciendo "si os lo ponéis porque es cómodo, ¿por qué no se lo ponéis a las niñas pequeñas?"

Heli dijo...

Hay presiones y presiones. Por ejemplo la depilación es una práctica que yo pondría, en cuanto a presión, a la altura del burka en la aldea más ultrataliban de Afganistan. Las presiones sobre los otros martirios son algo menos intensas aunque están igual de presentes claro. Escribí algo sobre esto en mi blog, ubicando cosas que teníamos que haber dejado en el siglo XX, esta claro que me faltan más cosas para dejar en ese siglo. :)

Anónimo dijo...

La única diferencia es que todas esas imposiciones son imposiciones sociales fruto de la propia naturaleza humana. Además sería injusto decir que solo afectan a las mujeres, vale, los hombres no llevan sujetadores, pero tienen otras imposiciones equivalentes. Algunas como las relacionadas con la altura (tacones) o la depilación ya afectan a los hombres.

Entiendo tus puntos, pero eso no tiene tanto que ver con una imposición religiosa que claramente significa la supremacía de un sexo sobre el otro.

Además, hay muchas mujeres que voluntariamente deciden no estar atadas a esos canones, pero en cambio muchas mujeres no pueden hacer lo mismo con el gurka, incluso en españa por la policía "moral" que tienen los musulmanes.

Publicar un comentario

Related Posts with Thumbnails